Etiqueta: #periodismo

Rodrigo Fluxá: indicaciones para una buena crónica

El periodista se refirió a “Solos en la Noche”, “Un director sin filtro” y otras grandes obras escritas por él para enseñar a los estudiantes.

Por Javiera Candia, Mariana Meza, Leonardo Romero

Hasta la Facultad de Comunicación y Letras de la Universidad Diego Portales llegó el escritor y cronista, Rodrigo Fluxá, quien habló de sus grandes trabajos y también sus nuevos proyectos.

Durante el conversatorio, Fluxá instó a los presentes a salir más a las calles en busca de historias y a perder el miedo a la frustración, mismo momento que aprovechó para responder las dudas de los futuros periodistas.

Finalmente comentó sus obras favoritas y entregó indicaciones para hacer buenos trabajos periodísticos.

Escribir como Fluxá

El destacado periodista nacional abordó durante más de una hora la crisis de los medios de comunicación y su visión para que el periodismo de autor pueda sustentarse.

Por: Catalina Marconi y Nicolás Urquiza

Rodrigo Fluxá en charla Facultad de Comunicación y Letras (UDP)

En una charla realizada este viernes en la Facultad de Periodismo de la Universidad Diego Portales, el periodista Rodrigo Fluxá en conversación con la periodista Isabel Plant, dio detalles acerca de su proceso de escritura. Cómo seleccionar fuentes, qué historias califican para ser contadas en un libro y de qué forma hoy es posible separar el propio activismo del oficio periodístico, fueron algunos de los temas que expuso. 

“Los casos tienen que significar algo más, la crónica roja explica al país”, dice Rodrigo Fluxá, ya que para él ese es uno de los elementos centrales a la hora de considerar una historia digna para ser contada en un libro. En ese sentido, señala que a un libro periodístico se le podría exigir lo mismo que a una película: “Que sea entretenido, que tenga subtextos y que éstos no sean obvios”, asegura el periodista. 

La pobreza es un tema sobre el cual le gusta escribir, pero el periodista afirma que ese es un tópico que en reportajes se puede caer fácilmente en la condescendencia, y en interpretaciones más superficiales. Para Fluxá, las buenas historias tienen capas, “significan más que la misma anécdota. Cuando estoy pensando narrativamente me aseguro antes de que tengan giros que hagan cambiar a la gente de opinión durante el transcurso o mostrarle cosas que no esperaban”. 

El periodista detalló a modo de ejemplo que, a diferencia del caso de Fernanda Maciel, el de Viviana Haeger le interesó mucho más para escribir un libro, ya que “el caso de Haeger era mucho más sistémico. Sentía que lo de Haeger fue en un pueblo mucho más chico, pero hablaba mucho más de Chile que el caso de Fernanda Maciel”, asegura Fluxá.

Trabajo de fuentes

Uno de los tópicos de la charla fue la utilización de fuentes para construir un relato. Comenta que los periodistas jóvenes no tienen referentes aparte de periodistas de escritorio que no salen a reportear sus fuentes. Afirma que “es valioso hacerse fuentes duraderas”.

Para la elección del número de fuentes, el periodista cuenta que depende de lo que la misma historia requiera. “Hay un momento en que te das cuenta que tu trabajo se va  repitiendo en lo mismo y ahí entonces quizás es el momento de parar”, dice Fluxá.

Isabel Plant, periodista y escritora del libro Mujeres bacanas, cuenta que es metódico en su búsqueda de fuentes, y sobre todo en querer hablar con toda la gente posible involucrada en cada caso. “Creo que ahí se la juega, donde la gente normalmente entrevista 10 fuentes, rodrigo entrevista 20”, comenta la periodista.

Activismo v/s periodismo

Fluxá detalla que cuando escribió Solos en la noche recibió críticas por parte de los padres de Daniel Zamudio, quienes decían que la persona del libro no era como su hijo. Asimismo, miembros de la comunidad LGBTQI+ que afirmaban que el libro ensuciaba la imagen de Daniel. Tiempo después el autor dice haber leído una entrevista donde el padre de Zamudio declara que no hay errores en el libro. Fluxá expone que esa fue la primera vez que entendió que el activismo y el periodismo tienen vidas separadas. 

Isabel Plant comenta sobre el activismo y periodismo en el periodista:

En el caso del reportaje sobre abusos por parte de Herval Abreu se preguntó cómo una denuncia falsa podría afectar la vida de alguien, por lo que asegura que el criterio a la hora de reportear y chequear las fuentes son fundamentales. “El activismo requiere de buen periodismo porque un falso testimonio te bota todo lo que podrías haber avanzado en otros casos”, explica.

En mi experiencia siempre llega un momento en que el zapato aprieta y uno tiene que elegir entre contar la verdad o algo que va a servirle a la causa”, asegura. Comenta que en casos como el reportaje de Abreu se pudo alinear con una causa social, pero que en el de Zamudio no fue tomado así al principio. Sostiene que reporteó con el mismo método ambos casos y “si uno es más aplaudido por ciertas partes se escapa por mucho del trabajo periodístico en sí”.

Isabel Plant comenta sobre Rodrigo Fluxá como periodista:

Entretener es la clave: La visión de Rodrigo Fluxá sobre el futuro del periodismo

El autor de “Solos en la Noche: Zamudio y sus asesinos” y “Usted sabe quién: Notas sobre el homicidio de Viviana Haeger” compartió su forma de hacer periodismo con alumnos de la Universidad Diego Portales. Además, entregó claves para narrar crónicas rojas y deslizó una crítica hacia el periodismo actual. Para Fluxá, la competencia hoy son Netflix, Youtube y todas las plataformas de entretención que la audiencia prefiere por sobre un libro o un reportaje.

Por Camilo Vega M. y Felipe Valdés

Durante la mañana de este viernes 11 de octubre, el galardonado periodista Rodrigo Fluxá, realizó una charla para los estudiantes de la Facultad de Comunicaciones y Letras de la Universidad Diego Portales. En la cita, abordó múltiples temáticas con respecto al ejercicio de su profesión, en donde destacaron la dinámica en cómo se desarrolla la “crónica roja” en nuestro país o lo importante que es relativizar las convenciones morales a la hora de entender las coyunturas complejas.

“Hay complejidades que son muy difícil entender desde el pony moral”, estableció el reconocido cronista a la hora de referirse al método de construcción de sus historias. Para él, un buen relato debe ser construido sin ideas preconcebidas o prejuicios. La evolución de la historia de Daniel Zamudio en los medios, contrastado con el tratamiento posterior que le dió Fluxá, dan cuenta de ese cometido de enfrentarlas con la mayor neutralidad posible, entendiendo que “todas las personas tienen sus agendas”. En línea con lo anterior, el también guionista declaró que: “activismo y periodismo tienen vías separadas”.

Fluxá es un periodista ultra metódico. Es reconocido por lo hábil que es para generar pautas y por tener listas con 300 contactos cuando investiga sobre un tema. Él hace el trabajo a fondo que muchos calificarían de ‘latero’, pero es consciente de que esa es la primera parte de la obra: Además de lo anterior, aclara que el lector debe ser “seducido”.

Escucha aquí parte de las declaraciones de Fluxá sobre su método de reporteo:

Periodismo contra plataformas digitales

Para Rodrigo Fluxá, el problema que pasan los medios de comunicación en la actualidad es la incapacidad de entretener al lector. De ser un pasatiempo más para la gente. Para el cronista, el periodismo actual compite consigo mismo cuando las competencias son plataformas como Netflix y Youtube. El escritor desliza una crítica hacia el periodismo al señalar que no se le exige un estándar narrativo apropiado para conectar con el lector.

“A un libro periodístico se le debería pedir lo mismo que a una película o a una serie. Primero que sea entretenido. Segundo que tengan subtextos y tercero, que los subtextos no sean obvios”, reflexionó Fluxá durante la charla.

El también periodista y cronista, Danilo Díaz, concuerda con la visión de Fluxá respecto a la competencia que tiene hoy el periodismo. “Es la clave, si no, no te leen. Si no te atrapan en las primeras líneas, no te van a terminar de leer. Tiene que haber un gancho”, comentó Díaz.

El tono de escritura para Fluxá es la clave para llegar al lector. Según el escritor, el texto periodístico no puede transformarse en una “tarea” para la gente. “La gente no va a leer a las 3 de la tarde en su trabajo. Lee el fin de semana y no va a elegir entre tu libro y otro libro. Va a elegir entre tu libro y Netflix, entre el libro y cine o lo que sea que le guste hacer”, cerró el cronista.

Escucha aquí las declaraciones de Fluxá sobre el periodismo actual y sus desafíos:

Rodrigo Fluxá: “El Periodismo hoy compite contra Netflix”

El periodista, escritor y guionista, se presentó este viernes en la Facultad de Comunicación y Letras, de la Universidad Diego Portales, para conversar sobre su método de trabajo, y su visión acerca del periodismo actual. 

Christian Castro y Bastián Fernández 

Pasadas las 11:30, Rodrigo Fluxá apareció para dar inicio a su charla en el aulario de la Facultad de Comunicaciones y Letras, de la Universidad Diego Portales. El encuentro se centró en su metodología de trabajo, consejos para los estudiantes, y su postura frente a las competencias actuales que tiene el trabajo periodístico, el que según su visión debe reinventarse. 

El autor de “Usted Sabe Quién: Notas sobre el homicidio de Viviana Haeger”, desglosó su manera de trabajar, la que inicia con la búsquedas de historias. “Hay que buscar fuera de lo que sale en los diarios, porque sobre esas ya hay 25 periodistas trabajando. Las mejores están en la calle, tienes que salir a encontrarlas”.

Una vez encontrado el tema, lo investiga, para poder rastrear información y crear la lista de posibles entrevistados, la que irá creciendo a medida que la investigación va creciendo y tomando forma. En cuanto al reporteo, declara que es más de salir con libreta y lápiz en mano, que de usar grabaciones. “Salgo con grabadora, para tener un respaldo, pero mis notas son fundamentales”, esto debido a que es de usar mucha descripción en sus textos. 

Hoy hay más periodistas de escritorio y es un proceso aprender a hacerse de fuentes duraderas. Es la reflexión de Fluxá, el cual no recomienda hacer crónicas periodísticas a menos que logres conseguir buenas fuentes y duraderas. “Es como si le pasaras un auto fórmula 1 a un chico de 16 años en vez de a un piloto”, comentó. 

A la hora de entrevistar, va con la noción que le pueden estar mintiendo, y que su lealtad es con los hechos, no con las personas, por lo que siempre toma distancia. “No estoy de acuerdo con que uno debe abrazar a la fuente cuando se pone a llorar, o, tener condescendía con la víctima a la hora de hacerle preguntas”.  

Cuando llega ese momento de sentarse a escribir, siempre se pregunta cómo le gustaría que contaran sus historias, según su visión, estas deben ser rigiéndose por los hechos. Finalmente, comentó que solamente deja de hacer entrevistas solo cuando siente que el tema listo, y que no existe un máximo de fuentes. “Va a depender de cada tema. Pero, cuando era editor, no recibía reportajes con menos de 15 fuentes”.  

Un Nuevo Formato 

Rodrigo Fluxá lleva más de 12 años persiguiendo historias y a lo largo de este tiempo ha buscado el perfeccionamiento de la forma de contar estos relatos. “A un libro periodístico se le puede pedir lo mismo que a una serie o a una película. Primero debe ser entretenido, segundo, debe tener subtextos impredecibles y finalmente, debe lograr ser adictivo como una serie de Netflix”.

Según el periodista, el consumo de historias está en auge. Pero, el formato en el que están siendo contadas, es crucial, debe ser una experiencia para las personas. Fluxá piensa que si la gente está dispuesta a pagar diez dólares para conocer estos relatos mediante plataformas de streaming, entonces también podrían pagar por los escritos que terminan siendo vendidos a la plataforma. “El periodismo compite contra Netflix”, sentenció.

La autocrítica es un punto esencial para Fluxá, según él, es la única forma de poder desarrollar el relato periodístico atractivo para la audiencia. “Si el día de mañana me faltara plata para mantener mis subscripciones a CIPER y Amazon Prime, yo ya sé cuál de las dos voy a cortar primero.”

Rodrigo Fluxá en la UDP: “El periodismo tiene la necesidad de volverse adictivo”

El galardonado escritor planteó en su charla una discusión que se vuelve necesaria en el mundo de las comunicaciones, donde hay que pelear las audiencias que hoy se han situado en plataformas que son dinámicas y frescas. “El público exige contenidos relevantes que se hablen de forma diferente y el desafío es entregárselos”.

Por Tamara Kohler y Josué Laval

El cronista y escritor Rodrigo Fluxá, dió una charla para los alumnos de periodismo de la Universidad Diego Portales este viernes 11 de octubre en el auditorio de la Facultad de Comunicación y Letras. En la instancia, compartió su proceso creativo de escritura y también su visión de lo que se viene para el futuro de las comunicaciones.

El ex periodista de la revista Sábado entregó su análisis sobre los retos en un mundo que ha evolucionado, alejándose bastante de lo que se conoce como el formato tradicional. “Tenemos la responsabilidad de generar algo bueno; de hablar de los temas relevantes de forma diferente. No hay que rogarle a la gente que nos lea, ellos eligen qué consumir”, aseguró.

Periodismo versus Netflix

“Yo creo que estamos peleando el mismo público con Netflix, por lo mismo tenemos que entregar un buen material. No nos sirve victimizarnos frente a lo que ocurre hoy con las audiencias, tenemos que ofrecer una nueva experiencia al lector”, reflexiona Fluxá. 

El cientista cognitivo, Ricardo Martínez, lo respalda, diciendo que “en la actualidad, una persona en un día recibe tanta información como la que recibió alguien que vivió toda su vida en la Edad Media”. Martínez, que también es lingüista, sostiene que “estamos bombardeados de información”, pues hay muchas plataformas que compiten por la atención: “Netflix lo hace con las series y películas, Spotify con la música y Youtube con los videos. Definitivamente el periodismo tiene que desarrollar un storytelling que se adapte a eso”.

En junio de este año, Rodrigo Fluxá lanzó “Usted sabe quién”, libro que relata el homicidio de Viviana Haeger en Puerto Varas. “Quería escribir una crónica roja adictiva, como lo que hace Netflix con las series. Fue un ejercicio narrativo”, dice, explicando el estilo que utilizó para contar la historia: “Está en primera persona por la cercanía que tuve con los hechos. Casi me piden ser testigo del caso”, justificó. 

Desafíos para los nuevos periodistas

Repasando su vida, Rodrigo Fluxá aconsejó a los periodistas del futuro: “Noto que no tienen tolerancia a la frustración y esta carrera es para aprender eso. Hay que desnarcisizarse, periodísticamente hablando. Uno es solo el centro de su vida, pero no del de las demás. No hay que tomarse como personales las dificultades del reporteo”. 

El escritor señaló que el periodismo es fundamental para la democracia, pero agregó que no se le puede pedir a la gente que se de cuenta de eso porque sí, pues es una tarea de la que tienen que hacerse cargo los periodistas. “Tenemos que hacernos necesarios y convencer a las audiencias de aquello. Hay que hacer que el periodismo sea adictivo y adaptarlo a las plataformas que la gente ve. Hay que entregar una experiencia nueva y fresca”. 

En esa línea, aseguró que es importante la disciplina en toda acción periodística: “Hoy faltan editores que te maltraten. Eso puede sonar extraño, pero realmente lo creo. Necesitamos líderes que te lleven al límite y que con eso saquen lo mejor de tu trabajo, como César Olmos y Hugo Marcone”, dijo, recordando sus primeros pasos por la profesión, cuando trabajó en el suplemento deportivo de El Mercurio, donde ingresó en segundo año de carrera universitaria por necesidades económicas en su familia. 

Actualmente, Rodrigo Fluxá se encuentra trabajando en el desarrollo de guiones para televisión. Además, decidió crear su propia editorial, junto con Andrew Chernin. “Me aburrí de las quejas, que te corten las palabras. El sistema está cambiando y llegó el momento de crear propios modelos de negocio, dando espacio a personas que realmente quieran hacer buen periodismo y que sepan lo que están haciendo”.