Etiqueta: Cultura

El despertar gráfico de la movilización

El 18 de octubre lxs artistas chilenos salieron a la calle a decir lo que piensan desde su trinchera. Colores, frases y engrudo es lo que usan para transformar la calle en una exposición artística que grita fuerte las consignas de lucha de la ciudadanía. 

Por Valentina Medina y Nicolás Urquiza

Subiendo por la Alameda, casi llegando al Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM) ya no se ven paredes, sólo ilustraciones y consignas de lucha. “Las balas que nos tiraron se van a devolver” se mezcla con “Catrillanca presente” y un sinfín de emblemas del estallido social. Huele a engrudo y lacrimógena en las mismas proporciones. En un cartel colgante se lee “nos cansamos, nos unimos”. Chile despertó y el pegamento de cola fría y agua ha sido clave para abrir los ojos. 

Al llegar al GAM todo es carteles y consignas. El director del centro, Felipe Mella, declaró para La Tercera que están siendo una especie de vitrina de la Alameda y que no borrarán ni censurarán los rayados porque “hay que entender la situación y hacerse cargo”.

Desde el 18 de octubre inició la movilización social que llegó a tener una marcha en Santiago con más de 1.200.000 personas. Y las paredes de las calles en el país están siendo utilizados como un gran lienzo de obras pegadas en sus murallas. El engrudo, una brocha y el trabajo de los diseñadores e ilustradores es lo que necesitaron para hacer la calle un espacio que habla.

Página abierta entrevistó a seis ilustradores chilenxs que han llevado sus creaciones a las calles en señal de protesta y resistencia. La mayoría de sus declaraciones se aúnan en un mismo mensaje: luchar hasta que la dignidad se haga costumbre.

“Podemos habitar una ciudad empapelada”

@holanicogonzalez

Nicolás González nació en la periferia de Santiago. Ha hecho su vida en las calles de su barrio y eso mismo refleja en sus ilustraciones. Utiliza frases como “Keep it cuma”, “Apoya a tu pastero local”, “Bellavista, pilsen y problemas”. Ese mismo estilo siguió el ilustrador con sus imágenes desde el estallido social. Admite que la lucha de clases siempre ha sido su motivación para su trabajo. “Enaltecer el origen del que vengo” es como él lo define. Trabajar con la pobreza y la marginalidad ahora es un tema país no sólo su realidad. 

Sobre tus ilustraciones, ¿Sientes que eso fue una formas de sacarte algo que uno piensa y siente?

Si los ves desde un punto de vista más egoísta o individualista, claro, el arte es una buena manera de sacarse las cosas que llevo dentro. Pero, yo creo que ni siquiera lo llamaría arte , pero las imágenes son un canal de comunicación súper valioso, fuerte y poderoso, entonces estoy convencido de que las imágenes juegan un rol súper importante en estos meses.

Dentro de ese rol, Nicolás cree que su trabajo es más directo y con un mensaje simples. Afirma que el sistema actual se está desarmando y que “Pikachu tiene más representatividad que los partidos políticos”, es algo muy representativo de la situación actual. “Las imágenes son una herramienta comunicacional porque es directa, concisa, sintetizada, tiene más que ver con una sensación que con un discurso lógico y yo creo que para allá los modelos sociales más humanos”, asegura. 

CARTA 3

 ¿Qué piensas de que actualmente Santiago Centro esté cubierto de dibujos, carteles y frases?

Es muy lindo, es visceral, es algo que viene del corazón de todos nosotros y también ha sido súper educativo para entender realmente cual es la parada que tenemos porque pareciera que los que entendíamos la vida como algo humano y no monetario éramos pocos y en verdad no. Somos muchos, entonces saber que estamos todos en la misma parada y que podemos habitar una ciudad empapelada de estos mensajes y que nos llena de orgullo y no lo contrario es algo súper lindo.

“Para mi el arte o es político y social o no es arte”

@holamirona

Javiera Ortega Reszczynski, conocida como @holamirona en redes sociales, es profesora de Audiovisual en la Universidad de Artes, Ciencias y Comunicación (UNIACC) y desde el estallido social ilustra lo que interpreta de los medios y sus sentimientos. Ha creado alrededor de 20 piezas desde el 18 de octubre, de las cuales su primera ilustración fue una olla a presión explotando con Piñera a su lado sin escuchar, haciendo alusión al estallido social de una forma literal.

image (1)

Mirona trabaja, según dice, seleccionando una “partícula de la realidad” para destacarla y comenzar a crear. Para ella es fundamental que el arte sea de resistencia y no sea sólo decorativo, que genere debate. Destaca el hecho de que antes del 18 de octubre sólo había arte positivo y que te hacía sentir bien, pero que ahora van naciendo artistas que expresan su malestar sin tapujos. “Veo una juventud que piensa, reflexiona y se preocupa por su país”, agrega.

Es enfática en que estas intervenciones en las paredes muestran al “Chile nuevo”, potente, conectado y filosófico. Dice que al haber carteles, “estamos presentes” y que si esto hubiese pasado sólo en redes sociales habría dudado del potencial de acción del rol del arte en este estallido.

Si tus obras desde el 18 de octubre pudieran hablar, ¿qué dirían?

Las ilustraciones dicen aquí estoy yo, los que creamos lo único que tenemos que ofrecer es nuestra visión. Detrás de los dibujos hay una persona que le importa Chile y que tiene amor, que no se va a callar y que lo hace con amor porque le importa. El hecho de que haya tanto arte pegado en el GAM habla de que hay un pensamiento real , de que no se puede cambiar, esto es acción. 

“Lo importante de la calles es que no discrimina”

@caiozzama

Claudio Caiozzi trabaja bajo el pseudónimo Caiozzama desde hace cinco años. Sus intervenciones artísticas en las calles tratan temas sobre violencia en el país, la crisis medio ambiental y el estallido social sólo logró alentarlo a seguir creando. 

Desde el 18 de octubre dice haber hecho alrededor de nueve intervenciones en las calles que rodean la denominada Plaza de la Dignidad (ex Plaza Italia). Empezó pegando un ángel que decía renuncia Piñera en un muro y se volvió viral con la figura del Negro Matapacos rodeado de cuatro mujeres y dos ángeles a las que él llama “las chiquillas”.

Claudio Caiozzi

Para Caiozzama el arte se democratiza al darle la posibilidad a todxs de verla en la calle e independiente si estás o no de acuerdo con el mensaje. Afirma que es alucinante poder ser testigo de nuevxs artistas en la ciudad. El rol del arte en el estallido social, para él, es que la calle se ha transformado en una especie de diario sin censura, donde “muchos que ni siquiera habían salido a la calle se han animado a ir y dejar sus mensajes”.

¿Qué opinas de que se diga que el Santiago actual (con intervenciones en sus paredes y calles) es la ciudad que se escondía detrás de este falso espejismo?

Todos estos mensajes en las calles son el descontento que estaba tapado, que estaba bajo la alfombra del neoliberalismo. Hay pocos graffitis de firmas o un pajarito lindo volando,  ahora todo es potente y es un malestar que siempre ha estado. Lo encuentro alucinante porque es el Chile que estaba escondido y que ahora salió. 

“Lo han intentando de limpiar sin éxito”

@poni__pon

En la primera ilustración que hizo se ven cinco personas pegadas una a la otra. Están con cacerolas, capuchas y un perro. Los cinco están dentro de una llama de fuego roja. Natalia González, Ilustradora y diseñadora. En su instagram, @poni_pon, publica todo lo que piensa en creaciones gráficas. Sus otras imágenes tienen como título “La colectividad destruye el neoliberalismo”, acompañado de cuatro personas tomando once y conversando. El último dice “Hacia una nueva constitución” con el perro Negro Mata Pacos y un niño con la bandera con la estrella hacia abajo.

¿Por qué razón decidiste hacerlos?

Todo es político y siento que una tiene que participar activamente desde eso, obviamente si está de acuerdo. Simplemente hay gente que no le importa y no se mete, pero para mi es súper importante plasmarlo en mi creación.

nati g 1

Para Natalia, cambiar las gigantografías de publicidad colgadas en los edificios de Baquedano, por carteles de cualquier persona es un choque positivo de realidad. Su trabajo como editora en la Microeditorial Pupi Club y diseñadora gráfica le hace entender la fuerza que tienen esos mensajes para las personas que habitan los espacios de la calle diariamente. “Hay infografías informativas con estadísticas, hay mensajes al choque, hay denuncias, hay rostros de las personas que han matado en democracia desde que todo empezó”, afirma Natalia. A lo que asegura que todo este arte debe ser registrado para “mantenerlo vivo” mientras pasan los días de movilizaciones. 

¿Y qué es lo que querías decir?

Que la gente se de cuenta, porque claro una de las primeras frases que se repetían mucho era “Chile despertó” y siento que, a pesar de que haya pasado mucho tiempo y que se haya transformado esto, ya que no solo es eso, son muchas cosas que están en juego. La gente está entendiendo que el movimiento tiene que ser feminista también.

“Hay un ente artístico creando y acompañando la movilización”

@cuartocuarto

En Balmaceda 215 existe un taller de impresión al fondo de las instalaciones. Ahí trabaja Ignacio Serrano, diseñador y gestor del taller. Justo al costado de la Estación Mapocho se hacen las “Jornadas de impresión y resistencia”, en estas se reúnen artistas y las personas que quieran ir, ya que es un espacio abierto de creación. En este taller se gestaron las pancartas que pegó junto a sus amigxs en las calles de Santiago, además de estampar  con serigrafía y abrir la prensa de grabado a cambio de un aporte voluntario.

ignacio 2

El “Vamos juntos” y “No estamos en guerra” fueron las dos imágenes que tuvieron su nombre en todo lo que va de las movilizaciones. El artista piensa que es imposible separar su arte de la contingencia nacional, ya que su trabajo consta en la desintegración de materiales menos valorados, que, según él, no está muy distante de lo que que está pasando en Chile. Le pareció “orgánico” juntar ambas consignas. 

¿Qué mensaje quieres expresar con tu trabajo?

Tratamos de armar líneas curatoriales, la brigada que armamos no soy sólo yo, sino que también colaboro en otros proyectos como Pupi Club, Sue Hellen, Hambre o con otros artistas y diseñadores como el Nico González.  Se ha ido tratando de atacar la contingencia de alguna manera. En un principio tenía que ver con responderle directamente a Piñera y, de a poco, se fue convirtiendo en algo más amoroso, de contención, de mensajes de unidad y de normalizar que estamos todos un poco mal , decir “estamos juntos”. 

Dicen que todo lo que está pasando a democratizado el arte porque todos tienen acceso al arte, ¿qué piensas de eso?

Sí, es un museo a cielo abierto, además no tiene mucho sentido hacer arte en las aulas ahora. Si vamos a juntarnos, vamos a usar nuestra energía para pegar cosas en la calle, para generar cruces. Siento que dentro de los quehaceres nacionales con los que estoy en contacto, el arte ha sido el más comprometido en términos de abordar responsablemente lo que está pasando, porque somos comunicadores y  debemos evitar nuestras actividades que antes estaban sustentadas por privilegios que ahora no podemos sostener.

Esa contención, para Ignacio, es un reflejo de la unidad de manera concreta ya que “se materializa en una estética y en una consigna que fue trabajada”. Par él, la movilización se levanta por sí sola gracias al arte.

“Pensar el arte desde la individualidad es muy difícil hoy”

@santimnam

Tres Carabineros reprimiendo a una mujer que grita bajo la frase “NO HAY PAZ SIN JUSTICIA” fue una de las primeras ilustraciones creadas por Santiago Miranda Nam, quien publica ilustraciones en Instagram con el pseudónimo @santimnam. Desde el 18 de octubre comenzó a crear piezas vinculadas a consignas de lucha con los colores amarillo, cian y rosado porque considera que estos, al ser saturados, captan la atención del ojo. Su interés está en desarticular la forma en que se piensa la sociedad aprovechando que la gente está “muy abierta y despierta a nuevas formas de repensarse”, opina.

Santiago Miranda

En ese mismo período comenzó a marchar con sus amigxs por Santiago. Terminaron formando el colectivo Su Chaucha para poder compartir ilustraciones e informar sobre lo que sucedía en el país. El colectivo funcionó así hasta que medios independientes como @piensaprensa y @radiovillafrancia se establecieron. Ahora comparten información e ilustraciones de su autoría sobre el estallido, tras haber leído e investigado previamente para poder sustentarse en argumentos.

“Con las ilustraciones podemos luchar un poco con los medios oficiales que relatan lo que vivimos de manera tendenciosa”, señala Santiago. Para él, el rol de las murallas va más allá de delimitar un espacio, sirve de lienzo para poder marcar consignas políticas.

Santiago piensa que es necesario resignificar el concepto de artista que está aburguesado actualmente. Uno de sus argumentos para sostener lo anterior es que muchas de las personas que están interviniendo muros con sus creaciones no han tenido necesariamente una formación artística.

¿Qué opinas sobre el arte colectivo que hay en las calles?

Están todos más o menos en la misma sintonía, entonces el arte encuentra, en esta situación en específico, el público ideal inmediatamente. Se pone a prueba de inmediato. Funciona muy bien con la escultura gigante del Negro Matapacos, por ejemplo, que después de ser quemada  fue arreglada colectivamente con flores.