Etiqueta: Chile

Rescatistas en la Zona Cero

Cientos de voluntarios han decidido ayudar a los heridos durante el estallido social. Solamente en el perímetro de Universidad Católica y Salvador hay más de diez puntos de primeros auxilios.

Por Javiera Candia y Leonardo Romero

A pesar de las muchas lesiones oculares, Kika Alquinta reconoce que lo más impactante que le ha tocado ver fue cuando un hombre recibió un impacto de bomba lacrimógena en la cara. Fue frente al punto de atención y los escuderos corrieron a rescatarlo, y ella cuenta que parecía un animé con “los ojos para un lado y la boca para el otro” a lo que agrega que al momento de recibir el impacto el herido quedó inmediatamente desfigurado. Nadie tocó al herido, se llamó a una ambulancia que llegó inmediatamente y se lo llevó. 

Algo que ha marcado el estallido social es la organización ciudadana. Tanto personas a favor y en contra de las manifestaciones han sido partícipe de estas: primera línea, mujeres organizadas, abogados, psicólogos, chaquetas amarillas y también voluntarios de primeros auxilios. Estos están de punto fijo en Plaza de la Dignidad (ex Plaza Baquedano) resguardando la seguridad de, principalmente, manifestantes pero también les ha tocado atender a Carabineros.

En el perímetro de la plaza hay aproximadamente diez brigadas de voluntarios. Pero sólo dos se emplazan en la denominada Zona Cero, Diaguita ONG es una de ellas. Junto con la Brigada de Salud de la Universidad Santo Tomás se ubican a partir de las 16 horas a un costado del Teatro de la Universidad de Chile.

Diaguita ONG es una organización de rescate andino, que también se encarga de realizar investigaciones sobre el pueblo originario que los nombra, principalmente debido a que su fundadora -Kika Alquinta- es descendiente de estos. Paradójicamente, el 18 de octubre se encontraban realizando una capacitación para rescate en contexto de guerra cuando se dieron cuenta lo que estaba pasando en las calles de Santiago. 

Llegaron a la Brigada de la UST de casualidad, ellos estaban ahí desde antes a un costado del teatro, mientras que los rescatistas estaban al lado del monumento del General Baquedano con un cartel que tenía dibujada una cruz roja. Actualmente complementan sus labores, ya que por una parte la Brigada tiene conocimientos en medicina y primeros auxilios y la ONG tiene vastos conocimientos en seguridad.

Jeremías Jara, es parte de la organización y explica que existen varias funciones dentro de la brigada, dependiendo de las capacidades de cada persona.

Jeremías Jara sobre la conformación de la Brigada de Salud UST

Las primeras semanas trabajaron desde el anonimato. No hicieron referencias a su labor en redes sociales ni tampoco pidieron colaboraciones, ya que como comenta Alquinta la ONG se sustenta de donaciones de ellos mismos y con eso compraron insumos médicos, además de un “uniforme” para todos los voluntarios. Sin embargo al pasar los días, y por estar ubicados en la Zona Cero, Carabineros mojó su lugar de trabajo con el carro lanza aguas y también los implementos de salud. Grabaron el hecho y lo subieron a las redes sociales. El video se viralizó rápidamente y pronto comenzaron a recibir donaciones de insumos médicos. 

Debido a la gran cantidad de brigadas, se comenzó a coordinar entre las mismas -mediante radios- y por eso actualmente hay una “red de ayuda”. En algunos de los otros puntos de primeros auxilios cuentan con contactos de ambulancias y médicos, por lo que de ser necesario se llaman y así se puede trasladar con mayor eficiencia a los heridos

Un colaborador diferente

Día tras día son muchos los jóvenes que ofrecen ayuda a las brigadas de emergencias, algunos aportan solamente en ese momento y otros se quedan. A raíz de esta situación es que la organización decidió establecer reglas para los colaboradores, cómo mantener una posición neutra dentro de la zona de conflicto, no gritar a carabineros, no patear lacrimógenas o cualquier hecho que pueda facultar a carabineros para afectar la integridad del equipo y de los heridos.

Benjamín Valverde es uno de los que aceptó las reglas. El estudiante de Administración Pública de la USACH es escudero y cree que de esta forma puede contribuir con las manifestaciones de una forma segura. Debido a su carrera no puede tener conductas reprochables o podría ser perjudicial para su desempeño laboral futuro.

La ganas por participar en las movilizaciones las tuvo desde el primer día, pero le daba miedo salir a la calle. El viernes 8 de noviembre ocurrió una situación que lo llenó de valor para atreverse y así salió el lunes siguiente a manifestarse “de polera y short”. Un compañero de enseñanza media había sufrido un impacto de balín en ambos ojos, las redes sociales estaban estampadas de su foto, a esa altura nada se sabía de su progresión de salud, pero hoy a más de un mes y medio es claro que Gustavo Gatica perdió para siempre su visión.

Benjamin Valverde y porqué él es voluntario.

El día más algido

Según lo que cuentan los entrevistados, el viernes 20 de diciembre fue el día más violento en lo que va de las manifestaciones. Ese mismo día un carro lanza gases aplastó contra otro vehículo de carabineros a Oscar Pérez, Jara dice que a pesar de la cercanía no lograron ver el incidente, sólo vieron “una masa de gente corriendo”.

Ese día, Felipe Guevara -Intendente de la Región Metropolitana- destinó mil efectivos policiales para resguardar el orden en Plaza Dignidad, anunciando la “tolerancia cero”. Además recalcó que “no hay autorización de asambleas, reuniones, manifestaciones de ninguna naturaleza”.

Según los rescatistas, la gran presencia policial, sumado a que el monumento a Baquedano en el centro de la plaza amaneció cercado, desató la rabia de los manifestantes. Valverde comenta que “por Bustamante, corretearon a carabineros para allá y luego de cinco minutos empezaron a tirar balines. Nosotros armamos el perímetro para cuidar el punto. Pasaron 30 segundos y llegó el primer herido. Tenía un balin arriba de la oreja y luego llegaban uno tras otro.” Además él relata que ese día atendieron a por lo menos una docena de heridos por balines y que “más o menos el 80% de los que llegaron por estas heridas eran en el tren superior, desde el pecho hacia la cabeza y algunos otros hacia las piernas”.

La brigada cuenta con un fotógrafo que registra lo que ocurre en el punto y fotografía a los heridos, previa autorización.
Antonino sobre herido de balín en el cuello.

Heridas de ojos, labio y cuello fueron las que debieron atender. Según Antonino Cueto, rescatista andino, el joven con el balín en la yugular fue lo más impactante que ha visto.  Él fue a buscar al herido y lo llevó al punto y comenta que le causó mucha impresión al ver sus vestimentas cubiertas en sangre, ya que en su formación como rescatista andino no está acostumbrado a esas cosas. Cueto agrega que “en los rescates estamos acostumbrados a llegar y que la sangre esté seca. Nosotros vamos a buscar perdidos o cadáveres.”

Además, los actos de violencia que principalmente se originan en el Parque Bustamante y Avenida Vicuña Mackenna, ese día se realizaron frente al Teatro de la Universidad de Chile, a pasos del punto de primeros auxilios, lo que provocó que durante una hora y media estuvieran dentro de la zona de conflicto y recibieron elementos disuasivos por parte de carabineros. 

Derechos Humanos

Quienes se agrupan en este punto señalan que la violencia por parte de ambos bandos ha aumentado, aunque para Kika esto tiene un significado político,  “El odio del pueblo se fue acrecentando donde no ve respuestas, donde lo único que ve es represión”.

Debido a esta situación es que también han aumentado las violaciones a los derechos humanos y con ellos la relativización del gobierno sobre esta materia. En la última oportunidad fue el presidente de la república, Sebastián Piñera, quien en una entrevista para CNN en Español, señaló que las imágenes y videos que dan cuenta de uso excesivo de la fuerza y donde violan los derechos humanos son montajes realizados en el extranjero.

Para Kika esta situación es lamentable, ya que en las diferentes redes sociales de la organización han publicado fotografías y videos de las violaciones a los derechos humanos efectuados por carabineros. “Más encima escuchar cuando el presidente de la república dice que las fotografías y videos son montajes y que fueron montados en el extranjero, es una cachetada que le dan a los rescatistas que nos sacamos la cresta trabajando, se trata de mentiroso a los rescaticas que publican ahora los videos de los heridos”.

Por estas mismas violaciones de derechos es que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos presentó un recurso de amparo en pos de la brigada Diaguitas ONG, luego de que en las manifestaciones de Plaza Dignidad carabineros detuvieron a Cueto mientras cumplia labores de rescates y de ayuda a personas heridas. 

Para él esta detención le pareció innecesaria, ya que sus vestimentas y equipos demostraban el motivo de su presencia en el lugar.  “El gallo (carabinero) está viendo que hay un escudo con una cruz, está viendo un uniforme que está y el gallo no va discriminar en ese momento”.

Momentos Crudos

Alquinta reconoce que para ella uno de los momentos más difíciles de digerir fue cuando carabineros dejó botada a una mujer en la mitad de la calle. Ella cruzaba desde el monumento hasta la vereda del frente cuando algunos uniformados la ayudaron a hicieron cruzar la calle y luego la dejaron botada en el piso sobre la solera. Cuando los rescatistas se acercaron a buscarla se dieron cuenta que había sufrido un infarto y carabineros no le brindó primeros auxilio. 

También han existido casos en que la turba de personas arranca del carro lanza aguas, lanza gases o de carabineros y las personas que se caen o tropiezan durante ese momento son aplastadas por la masa de gente. De hecho Jara, estudiante de kinesiología de la Universidad Santo Tomás, comenta que les tocó atender a una joven que estaba desaturando y con taquicardia luego de ser aplastada por las personas frente al punto donde se encuentra la brigada, sumado a esta situación, también han ocurrido fracturas por hechos similares.  

Kika Alquinta de ONG Diaguita.

Cuento del Héroe

A pesar del cansancio y de cada momento que les ha tocado vivir durante estos días, Cueto señala que se quedará “hasta que las fuerzas le den”.

Los heridos son principalmente pertenecientes a la primera línea, el trabajo durante más de 60 días es difícil y la presión junto al cansancio se hacen impostergables cuando se cumple una labor de rescate. Para él la motivación viene cuando el equipo de rescate vuelve al punto y se les pregunta uno a uno cómo está y se les da ánimo.

Si bien los entrevistados concuerdan en que existen civiles y carabineros que no respetan la labor de los brigadistas, ellos se contentan con un gracias, una colaboración o que simplemente los dejen hacer su trabajo.

Jara atesora un recuerdo. Una señora les donaría insumos médicos y él la acompañó a su departamento a buscarlos. Ella iba con su hija y cuando estaban dentro del ascensor le señaló a la niña: hija, él es un héroe. Como los monitos que ves en la tele. El estudiante de kinesiología cuenta que la niña se alegró mucho y lo miraba con admiración. Luego de esto él volvió a trabajar en el punto de la brigada en la Zona Cero.

Alquinta asegura que está orgullosa de los jóvenes, ya que ella tiene la seguridad de que a futuro ellos serán los profesionales de salud que trabajarán en las poblaciones, sin esperar mucho a cambio sólo por su vocación

Cómo Proyecto A.M.A. visibiliza la demanda social a través de registros audiovisuales

El Archivo de Memoria Audiovisual (A.M.A.) es uno de los colectivos audiovisuales que han surgido a raíz del estallido social que inició el pasado octubre. “Sabíamos que había un material importante y era necesario hacer algo”, comenta su fundador Claudio Pizarro. 

Por Mariana Meza Lillo

Los videos, audios, fotografías, historias y testimonios que dejó el pasado octubre rojo fueron los elementos que le llamaron la atención al periodista Claudio Pizarro. Comenta que el ver la violencia a manos de Carabineros y militares en las calles le recordó a la dictadura de Pinochet. Fue en ese momento cuando decidió fundar el Archivo de Memoria Audiovisual (A.M.A.) -un proyecto de periodismo independiente- como una forma de “aportar en estos momentos tan complejos”, dice. 

Pero no le bastaba con solo recopilar la gran cantidad de información que circulaba por las redes sociales. Claudio quiso ir más allá y junto a otros periodistas, diseñadores y audiovisualistas le dio voz y rostro a las demandas sociales a través de distintos testimonios de víctimas y familiares que han denunciado abusos y violaciones a los derechos humanos durante la actual crisis social.

¿Cómo surge proyecto A.M.A.?

Surge por lo que empezamos a ver después del 18 de octubre. Los videos de violencia policial y militar nos trajo muchos recuerdos de la dictadura y nos dieron ganas de hacer algo. Sabíamos que había un material importante e interesante, y que era necesario hacer algo con ello. 

Primero pensamos que podía ser un repositorio, pero después consideramos que podía ser como el blog del narco… o sea, un lugar donde íbamos a mostrar violencia sin un contexto previo, entonces había que ir más allá. A partir de eso buscamos fórmulas desde el punto de vista del diseño y la implementación, para poder hacer lo que queríamos. Así llegamos a los storymaps y empezamos a trabajar en ese formato, con historias, monólogos, etc. 

¿Qué día comienzan a recopilar y a subir testimonios? 

Yo creo unos seis días después. Primero recopilamos testimonios, pero después nos tomamos un poco más de tiempo en armar la performance. Desde un principio estábamos reporteando las historias, siempre con la idea de tener un primer registro audiovisual de memoria realizado en Chile, por gente que fue testigo y víctimas de violencia policial y militar. 

Lo interesante es que te vas encontrando con historias de demandas, injusticias, inequidad… La idea de los monólogos que van al interior es precisamente dar cuenta de la realidad de cada persona. 

Y hablando de los testimonios, ¿cómo eligen las historias? 

Son distintos factores, no es que nosotros elijamos. A veces podemos llegar más fácil a algunas historias, otras son más complejas porque en el fondo es una búsqueda, una arqueología en las redes sociales. Nos vamos metiendo y buscando señales hasta que de repente nos encontramos con gente que dice ‘mira, yo estuve ahí. Vi a personas, vecinos, esto le pasó a mi hijo’. Son pistas que nos van acercando a las historias y a los casos. 

Obviamente también queremos seguir algunos casos emblemáticos, tenemos varios, pero tratamos de hacer una mezcla más o menos equilibrada, entre cosas emblemáticas y cosas más desconocidas que también son importantes. 

Y de todos esos testimonios que han recopilado, ¿cuál ha sido el más impactante?

Hay varios… el caso de Juan Coro es uno de ellos.  Él era un obrero peruano que mataron en Puente Alto. Lo confundieron con un saqueador y lo mató un comerciante con un disparo en la cabeza. Comenzamos con un audio de whatsapp en el que un familiar de Juan Coro avisa a su familia en Perú que Juan ha muerto. Es un caso muy estremecedor. 

Otro caso es el de Valeska Orellana, la primera chica baleada en Estación Central, cuando comenzó todo. El de Miriam Abello, la señora en silla de ruedas, también. 

¿Cómo se acercan a la víctimas o a familiares de ellas para entrevistarlas?, ¿cómo es el trato? 

Al ser un archivo de memoria, lo primero que hicimos fue hacer un protocolo y una ficha. En el protocolo fuimos súper claros en cómo tratar y acercarnos a las víctimas, y qué cosas traer de vuelta. Sabíamos que era necesario que esto fuera colectivo para que creciera rápidamente. 

El protocolo dice que tenemos que ir al lugar, ojalá que sea en la casa de las víctimas, para conocer su entorno. También para poder recopilar la mayor cantidad de imágenes o archivos audiovisuales de esas personas y así poder hacer el antes y el después de ellas. 

¿Cómo es la organización de proyecto A.M.A.? 

Creíamos que era necesario empezar a hacer algo de manera independiente, con un proyecto de periodismo independiente. Nosotros no tenemos financiamiento por el momento, pero tenemos hartas ganas de poder conseguir algunos fondos, además de buscar más historias, y fuera de Santiago también.

Hemos tenido la colaboración desinteresada de estudiantes universitarios, otros periodistas, gente del mundo audiovisual, diseñadores, incluso colegas extranjeros que viven en Chile y colaboran con nosotros. 

¿Cuál es el futuro para proyecto A.M.A.?

Estamos trabajando en la creación de otros tipos de cartografías y visibilizando otro tipo de situaciones que no necesariamente tienen carácter de violencia. Queremos hacer algo con mujeres y distintas temáticas. 


El rol de los abogados: La única justicia en el estallido social

Imagen de El Diario 24
Imagen de El Diario 24

Múltiples denuncias de violencia desmedida, acoso sexual e incluso torturas por parte de la policía chilena han hecho que el trabajo de los abogados sea fundamental en el actual contexto de manifestaciones sociales que vive Chile. Es por esto que se han unido en organizaciones como Abofem, la Defensoría Jurídica, entre otros para abogar por los derechos de los denunciantes. 

Por Paula Cisternas, Josefina Ramírez y Josefina Zegers

Más de 2 meses han transcurrido ya desde que comenzó el denominado ‘estallido social’. La violencia que ha surgido por parte de las instituciones del Estado han prendido alarma en diversos organismos tanto internacionales como nacionales. Más de 350 casos de víctimas de lesiones oculares han perdido sus ojos. Dos casos de personas que han perdido total visión y 22 fallecidos a manos de las policías chilenas es el balance que ha alarmado a Human Rights Watch, Amnistía Internacional e incluso la ONU. 

Los abogados en Chile, al igual que en la dictadura, se han organizado para poder dar frente a los posibles incidentes que han surgido con el frenesí que se vive en el Chile actual. Las redes sociales han sido otro factor importante de denuncia, donde los mismos manifestantes han logrado masificar los casos de abuso de poder y violencia extrema, para que no queden en la impunidad. 

Ramón Corvalán con Alameda: Punto clave de las  detenciones de la Defensoría Jurídica de la UCH

El sábado 19 de octubre comenzó a existir la denominada Defensoría Jurídica de la Universidad de Chile. Un grupo de abogados, académicos y estudiantes de derecho de distintas universidades se convocaron para dar frente al escenario que comenzaba. Sebastián Infante, estudiante de cuarto año de Derecho UChile y voluntario de la Defensoría Jurídica, cuenta que cientos de las denuncias que les han llegado son de balines recibidos en esta esquina. El joven califica esta cuadra como la más peligrosa de Santiago en este contexto, que parece haber sido afectado por un terremoto. Lo que solía ser un icónico McDonalds, hoy está completamente blindado por latas. Frente a eso, la tienda de motos Yamaha fue brutalmente saqueada. Así es el escenario a una cuadra de la denominada Plaza de la Dignidad.

Existe un equipo de comisarías, donde observamos que las condiciones y el trato fueran los debidos y correspondientes. Asesoramos a los familiares de los detenidos, que están asustados y preocupados, o también gente que fue víctima de violencia desmedida y que quería denunciar”, cuenta Sebastián sobre la creación de la Defensoría. También se han encargado de llevar un catastro propio de la cantidad de detenidos en las comisarías. “Creamos un catastro de personas detenidas para tenerlo como referencia, para tener una cifra clara en un momento en que la información era muy confusa”, cuenta Sebastián, ya que la información llegaba de los voluntarios de más de 60 comisarías en Santiago. 

Desde un primer momento, han recibido apoyo de distintas organizaciones y fundaciones, como la Asociación de Abogadas Feministas (Abofem), el espacio Londres 38, la Fundación La Casa Común, entre otras. 

Rayen Rodríguez: Abogada de la periferia

Eran las 18:49 del 21 de octubre del 2019, Matias Saldivia se encontraba en la plaza de Buin protestando junto a su familia y amigos cuando se dio cuenta que un carro policial se acercaba al lugar. Entre euforia y rabia, su impulso lo motivó a él y a mucha de la gente que estaba en el lugar a increpar a los efectivos policiales para que se alejaran del lugar. Luego de los alegatos retrocedieron, pero bastó un par de minutos para que Saldivia se diera cuenta de lo que estaba por pasar. Carabineros y sus armas volvían a estar cerca del lugar, repartidos en tres puntos claves una bomba lacrimógena dio la partida para un inesperado escenario lleno de miedo y sangre. A quemarropa fueron lanzados los primeros perdigones, Saldivia vio como lo apuntaban a la cabeza y en cosa de segundos sintió un disparo en el entrecejo. 

“El impacto se sintió como un fierro caliente, sentí mucho miedo por que no conocía el arma con la cual me dispararon, y pensé que mi vida corría peligro, tengo una hija pequeña, y sentí pánico de que quedara sola. Abrí los ojos y sentí la frente muy caliente e hinchada, uno de los manifestantes, al ver mi estado me ayuda a llegar hasta el escenario, en ese lugar me siento en el suelo, acto seguido la frente se me revienta, cae un gran chorro de sangre, ejercí presión en el área, producto de lo cual el perdigón sale desde mi frente. Dos personas que ahí se encontraban me ayudan a llegar caminando hacia el Hospital San Luis de Buin”.

Luego de recibir curaciones menores, se dirigió a la 15° Comisaría de Buin para hacer la denuncia correspondiente. Recibió burlas, humillaciones e incluso amenazas de parte de carabineros por haber ido en horario de toque de queda a exigir que se escucharan sus declaraciones. Saldivia asegura que igualmente realizó los trámites en el INDH y declara que cree poder reconocer al carabinero que le disparó si lo volviera a ver. Carabineros prohibió el acceso a la lista de detenidos del lugar y les recomendaron buscar a través de Transparencia Activa. 

Este fue uno de los casos que llevó Rayen Rodriguez y el Piquete Jurídico de Buin a los tribunales para realizar una querella criminal contra la institución. “Hay muchas historias que nos han dejado tristes, ver la violencia sistemática en la comuna ha sido chocante, perturbador. Escuchar de los relatos de varias de las personas que habían sido detenidas, te cuentan que los amenazaron con matarlos y tirarlos al río” cuenta la joven abogada. Asegura que los desnudamientos irregulares son una práctica general. Recibieron heridos por disparos de perdigones a quemarropa “por el gusto de ejercer poder y violencia, que quiero creer que la gente que los realiza está bajo el efecto de alguna droga, porque creo que nadie en sus cinco sentidos haría algo así” señala Rayen.

La egresada de Derecho de la Universidad Católica gestó esta organización con el fin de ayudar a sus vecinos y combatir la impunidad que se normaliza en comunas periféricas, sobre todo a raíz de la violencia ejercida durante el estallido social. El Piquete Jurídico de Buin está conformado por estudiantes de derecho, egresados y abogados con años de experiencia, unidos en la misión de que dejen de atropellar los derechos humanos de sus amigos, conocidos y vecinos de la comuna. 

El modus operandi comenzó yendo a comisarías a buscar personas detenidas y así poder orientarlas legalmente, pero esta acción se hizo cada vez más difícil en la comuna ya que carabineros obstaculizó el acceso a la información pública, menos que se aclarara para que cliente particular iban al recinto policial. Es por eso que decidieron comenzar a hacer encuestas para saber quienes habían sido afectados por la represión policial y así ayudarlos con las querellas respectivas, además dejaron sus contactos de forma pública en las manifestaciones de la comuna para que de esta forma la gente se comunicara con ellos si veía una detención irregular o ilegal.

Joaquín Olivos: la defensa y primeros auxilios en las manifestaciones

El día 21 de octubre Joaquín Olivos, estudiante de Derecho en la Universidad de Chile, salió a la calle directamente a la Plaza de la Dignidad. Su intención era la misma que hace un año: asistir a heridos por parte de la represión policial. Sin embargo, ocurrió algo que jamás pensó, en la intersección de las calles Av. Providencia con Av. Salvador, aproximadamente a las 16:15 horas, un impacto de perdigón llegó a su pierna izquierda disparado por un militar del Ejército de Chile. Ahí fue asistido por un grupo diverso de jóvenes que hacían lo mismo que él. “Ellos me llevaron a la FECh, donde estaba instalada la Brigada de Salud FECh, y así comenzamos a salir todos los días juntos. Posteriormente, esto se transformó en Movimiento Salud en Resistencia (MSR)”.

Joaquín, también es parte de la Defensoría Jurídica de su casa de estudios. Desde los comienzos del estallido social salió a las comisarías, específicamente a la 3ª Comisaría ubicada en Santiago Centro, junto a sus compañeros para asistir a los detenidos en las manifestaciones. “Se formó una comisión comisarías para darle una estructura más sólida al trabajo, además de poder coordinar de forma más adecuada”, cuenta el estudiante.“Mi propósito es ser útil en la lucha por la dignidad. Mientras haya injusticia, habrá rebelión. Mientras exista una lucha por la dignidad, serán necesarios los defensores de DDHH y equipos de respuesta sanitaria”, asegura Joaquín. Actualmente, Joaquín además de formar parte de MSR, se encarga de observar todas las detenciones que puede en las cercanías de la Zona Cero, de esta forma actúa como testigo de cada una de ellas para posteriormente ayudar a las personas que son detenidas con exceso de fuerza o injustamente.

La ANFP no respira: resolvió el “caso Wanderers”, pero debe ratificar cupos internacionales

Luego de una semana de incertidumbre respecto a los ascensos a la división de honor del fútbol chileno, y que culminó con Santiago Wanderers como campeón de la B, el máximo ente del balompié nacional tiene otro lío: resolver qué hará con la última plaza de cara a la Copa Libertadores 2020.

Por Tamara Kohler y Josué Laval

El viernes 6 de diciembre se vivió una nueva extensa jornada en la sede de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP), en Quilín. El Consejo de Presidentes que convocó el órgano superior de balompié nacional tenía un fin prioritario: ratificar a Santiago Wanderers como campeón del ascenso y confirmar que el 2020 jugará en la división de honor.

La principal traba era el reparto de los dineros del Canal del Fútbol (CDF). En un principio, se había acordado que los caturros recibirían $200 millones al mes, monto idéntico al de los otros 16 clubes de la máxima categoría. Sin embargo, con el correr de las horas esa decisión cambió. Una vez confirmado el título obtenido en la temporada 2019, se selló que Wanderers recibirá $135 millones mensuales por derechos de televisión, de los cuales $50 millones saldrán de un fondo común de los equipos, que  en definitiva se embolsarán $194 millones cada treinta días.

“Estamos contentos por nuestros jugadores, que lograron en cancha ser campeones de la Primera B. Se hizo un reconocimiento a la justicia que invocamos“, manifestó el presidente del equipo porteño, Rafael González.

Los de la quinta región disputarán amistosos como local frente a Colo Colo, Universidad de Chile y Universidad Católica, con la finalidad de recaudar dinero. Pese a que la Primera B no tendrá descenso alguno, San Marcos de Arica reemplazará a los wanderinos, tras ascender desde la segunda división profesional.

El mandamás de la ANFP, Sebastián Moreno, reconoció que “la decisión del Consejo pasado había causado dolor. Nos abocamos con todos los presidentes para corregir el daño causado. Aquí se han respetado las bases de las competiciones y se ha restituido la justicia deportiva a muchos equipos”.

El otro lío de la ANFP: definir el “Chile 4”

El cupo que debía ocupar el campeón de la Copa Chile sigue en disputa entre la Universidad de Chile, Unión Española y Unión La Calera. Mientras los cementeros reclaman su boleto, dada su posición final en el torneo local, hispanos y azules exigen recibirlo al ser semifinalistas de la competición. ¿Los otros dos? Universidad Católica y Colo Colo, que ya consiguieron clasificar gracias a su ubicación en el campeonato.

Hace una semana, los universitarios pedían que se les otorgara el “Chile 4” haciendo alusión a un mejor rendimiento que los hispanos en la copa. Los de colonia, sin embargo, lo encuentran impresentable. “Están de yapa en primera división y quieren jugar la Libertadores”, expresó el gerente general, Luis Baquedano.

Una de las soluciones que plantea la Federación de Fútbol de Chile, órgano a cargo de la Copa Chile, es disputar un partido único entre la “U” y Unión Española en enero próximo. Este martes 10 de diciembre, a las 17 horas, los directivos se reunirán para dar una respuesta final.

Los hispanos, eso sí, se niegan rotundamente a una definición: “No queremos jugar en cancha porque ya dijeron que no estaban las condiciones. Nosotros queríamos terminar el campeonato, la U no. Es impensado que juguemos”, dijo Baquedano.

Los dardos apuntan a Moreno

“Han sido 50 días dolorosos para el fútbol chileno, con circunstancias que nos superan. Nuestra misión fundamental es que se vuelva a jugar con seguridad y normalidad”, decía el pasado viernes Sebastián Moreno, quien no ha estado al margen de las críticas por su actuar como cabecilla de la ANFP en este periodo.

El presidente de Palestino, Jorge Uauy, que además fue opositor a Moreno en las últimas elecciones, lo criticó: “Primero, no paró en el momento correcto cuando los seleccionados nacionales se negaron a jugar ante Perú. Ahí su falta de liderazgo fue evidente. Y segundo, cuando empezaron a ocurrir todos estos eventos, quedó en evidencia que la ANFP está compuesta por personas que no tienen contacto real con lo que pasa en los clubes”.

“La ANFP debería haber golpeado la mesa y llamar a respetar las bases y los reglamentos, pero eso no ocurrió”, sentenció Uuay, marcando una clara diferencia con la administración actual del fútbol chileno.

Ministro Espina por acusación constitucional al presidente Piñera: “Puso especial énfasis en los derechos humanos”

En la sesión de la Comisión de la Cámara de Diputados, el representante de la cartera de Defensa Nacional aseguró también que las FF.AA. actuaron con “prudencia, responsabilidad y con apego a la ley” debido a que la prioridad siempre fue restablecer el orden público. 

Por Valentina Medina y Mariana Meza

Hasta la sede del Congreso en Santiago llegó el pasado viernes 6 de diciembre el ministro de Defensa Nacional, Alberto Espina, luego de que el 19 de noviembre parte de la oposición – Partido Socialista (PS), Partido por la Democracia (PPD), Federación Regionalista Verde Social (FRVS), Partido Comunista (PC), Partido Humanista (PH) y Convergencia Social (CV)-  presentara la acusación constitucional en contra del presidente Sebastián Piñera por las medidas tomadas durante el estallido social. 

Cerca de las 11 de la mañana se dio inicio a la cita en la que el ministro Espina presentó los argumentos para rechazar la acusación en contra del mandatario. A ella también asistieron el General Director de Carabineros, Mario Rozas, la comisión encargada de la Cámara de Diputados y el Director del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), Sergio Micco. 

Durante la sesión, Espina fue enfático en recalcar que la prioridad del presidente Piñera siempre fue el respeto hacia los derechos humanos y aseguró ser “testigo presencial y directo” de las instrucciones del mandatario desde el 18 de octubre al establecer Estado de Emergencia en la región metropolitana. Agregó también que se indicó a las FF.AA. y Carabineros que salieran “siempre con total apego al respeto irrestricto de los derechos de las personas”.

Por su parte, los diputados de oposición de la comisión, Gastón Saavedra (PS) y Boris Barrera (PC), interpelaron directamente al ministro por lo heridos y muertos en el contexto de la actual crisis social a manos de las FF.AA., y por las armas utilizadas por la institución para controlar los disturbios en todo Chile. Ante esto, el representante de la cartera reiteró que “la actuación de las FF.AA. fue prudente, responsable y con apego a la ley” y agregó que “el armamento es para actuar en legítima defensa cuando existe una agresión inminente”. 

Alberto Espina, ministro de Defensa Nacional

Responsabilidad constitucional 

En la sesión, el ministro Espina aseveró que en Estado de Emergencia el que pasa a tener responsabilidad política con el país es el ministro de Defensa Nacional, por lo que aún no se tiene claridad si el presidente Piñera sería responsable de lo que se le acusa. 

Ante esto, el diputado Boris Barrera (PC) dijo que la responsabilidad recae en quién se encuentra al mando de las FF.AA. cuando se decreta Estado de Emergencia y que “uno puede deducir desde ahí que el responsable o el jefe directo de los jefes de Defensa era el presidente de la república. Por lo tanto, si ellos con su ejército violaron los derechos humanos, creemos que el responsable es el presidente de Chile”.

En la misma materia, el diputado Gastón Saavedra (PS) indicó que “podría llegar a establecerse una responsabilidad del ministro de Defensa respecto a las situaciones que cometieron uniformados en representación de las FF.AA.”. 

Por su parte, frente a los dichos de la oposición, la diputada miembro de la comisión de la acusación, Sofía Cid (RN), comentó que “un sector muy extremo de ella no ha estado a la altura. Está haciendo críticas y ni siquiera ha llegado a acuerdos”. 

Además, durante la sesión se le preguntó al ministro Espina por el resultado del informe de Amnistía Internacional, ya que este reveló que durante las manifestaciones hubieron ataques generalizados por parte de Carabineros y FF.AA., ante lo que se defendió diciendo que si “han visto una imputación más calumniosa que se pueda hacer contra una institución, decir que salen a la calle a herir o matar chilenos, que el propósito no fue restablecer el orden público, sino que salir a matar. Es una imputación inaceptable”.


El nuevo proceso constituyente

Por Javiera Candia, Leonardo Romero y Romina Poblete

Frente a un inminente cambio de constitución, Gabriel Osorio, abogado y representante del PS en la Mesa Técnica, y Claudia Heiss, cientista política, cuentan porqué es necesaria la renovación en el la carta fundamental y como esto respondería a las demandas sociales que nacen en las actuales manifestaciones, que llevan cerca de un mes y medio en curso.

Acuerdo por la nueva Constitución: la búsqueda de una solución en manos de los responsables

Casi un mes después de iniciada la movilización de los treinta pesos y los treinta años, los políticos chilenos se ven en la necesidad de firmar un acuerdo transversal e histórico que instale las bases de una nueva Constitución. El llamado “acuerdo por la paz” se planteó como la solución madre de todas las causas, pero, ¿serán los políticos capaces de entregar paz cuando son ellos los más cuestionados?

Por Consuelo Calderón, Tamara Kohler y Josué Laval 

A las dos y media de la madrugada del viernes 15 de noviembre, y tras una larga jornada de negociaciones, el presidente del Senado, Jaime Quintana, anunció la firma del “Acuerdo por la paz y por una nueva Constitución”. Lo que parecía una solución inmediata a las demandas sociales, terminó por dejar en evidencia, en un par de días, la desconexión existente entre los mismos políticos. 

“Una vez se publica en el diario oficial, la Constitución de 1980 dejará de existir. No sobrevive ninguna de sus partes. Va a ser muy difícil revertir la decisión tomada en las urnas”, dice el abogado constitucionalista, Gabriel Osorio. Entonces, más allá del proceso histórico, ¿cuáles serán los grandes retos que tendrá la política en la apertura de un plebiscito irreversible?

Hoja en blanco versus dos tercios

Uno de los grandes “triunfos” de la izquierda política en el acuerdo por la nueva Constitución es la hoja en blanco sobre la que se trabajará la misma, es decir, la Carta Fundamental de 1980 no servirá como base para redactar la nueva. Este hecho pone en riesgo, entre otras cosas, la existencia y continuidad de ciertas instituciones que al día de hoy están consignadas ahí, como el Banco Central.

Sin embargo, desde la derecha confían en su “ganancia”: los 2/3 necesarios para aprobar los artículos. El senador de Renovación Nacional, Andrés Allamand, cree que “si eso se respeta, se resuelve el problema. Obliga a llegar a un acuerdo fundamental satisfactorio para todos en los aspectos más importantes”.

Respecto a si el bloque más conservador intentará que prevalezca de una u otra forma la Carta que se dictó en dictadura, el ex ministro de Defensa aclara que “habrán distintas posiciones. Yo voy a defender la idea de que Chile necesita una nueva Constitución que nos represente a todos. Todas las democracias estables tienen un acuerdo sustantivo sobre su Carta Fundamental. Chile debe lograrlo”.

La izquierda fracturada de siempre 

Ariel Salinas es abogado de la Universidad de Chile y perteneció a la Dirección Nacional del Movimiento Autonomista desde su creación. Hoy, el movimiento social se transformó en Convergencia Social, un partido político del Frente Amplio (FA) y que desde la firma del acuerdo, ha presenciado un quiebre evidente entre sus principales fuerzas: Gabriel Boric y Jorge Sharp. Ante esto, Salinas plantea que “la Constitución del 80 expresa la derrota del pueblo chileno en el proceso de la Unidad Popular en manos de la dictadura militar. Esa derrota permite a las clases dominantes en Chile poner la estructura jurídica y legal a disposición del capital, barriendo con los derechos y avances del campo popular, y se cierra sobre sí misma imponiendo múltiples enclaves y/o mecanismos autoritarios para proteger sus puntos más sensibles. Hoy no queremos otra derrota. Había que negociar, no íbamos a tener lo que queríamos simplemente. Teníamos que sentarnos con los distintos actores: el empresariado, el mundo militar, las iglesias, los movimientos sociales. Nuestra principal preocupación es generar un proceso constituyente que sea exitoso”.

La fragmentación que ha vivido el FA no es una novedad para Leonardo Moreno, uno de los representantes de la sociedad civil y que en todo este proceso se han organizado, reuniendo 700 ONG’s que observarán este acuerdo para centrar la discusión en las demandas ciudadanas más allá de lo político. “Nosotros hemos planteado que la crisis que vive Chile va mucho más allá que el tema constitucional. Es un tema político, es un tema social, es tema de un modelo económico que no ha podido satisfacer equitativamente las demandas y necesidades de las personas. Consideramos que Chile ha crecido mucho, ha generado mucha riqueza pero que se ha distribuido muy mal”.

“Creo que el Frente Amplio tiene dos almas”, afirma Moreno. Por un lado define a Revolución Democrática y quienes buscan una salida política dentro de los marcos establecidos. Por el otro, al Partido Humanista y quienes tienen una postura más rupturista como Convergencia Social. Para Moreno no es clara cuál es la salida que propone este último sector, más allá de la acusación constitucional contra el Presidente. “Me parece que esta separación tarde o temprano se iba a producir”, afirma

Los acuerdos del futuro 

Para Domingo Lovera, abogado constitucionalista y académico de la Universidad Diego Portales, la importancia de una nueva Constitución es que puede habilitar en un futuro los cambios políticos. “¿Significa que la Constitución resuelve de la noche a la mañana los problemas sociales? No. Esto toma tiempo, son muchas voluntades que tienen que estar coordinadas. Pero si bien el actual esquema impide tomar esas decisiones, en el futuro se podría abrir el campo para que la política responda a los reclamos de la ciudadanía”, afirma. 

Una de las discusiones que rodean el tema del alto quórum es sobre qué es lo que se debe incluir en la nueva Constitución. Para Lovera, no todas las decisiones puntuales políticas deben ser incluidas. “Si colocas todo en la Constitución, le impones rigidez al sistema, en cambio, si colocas menos, habilitas un proceso político más abierto, abres más espacio para que se tomen decisiones”, explica el abogado. 

Según el académico de la UDP, que los cambios sociales que pide la gente sean incluidos en la Constitución, haría que ocurriese lo mismo que pasa actualmente. “Hoy en día hay tanto que está definido en la Constitución, que la política es un poco estéril frente a las demandas, ya que su campo de acción es más acotado. Yo creo que hay que apostar por ampliarlo. Si todo lo ahogas y todo está en la Constitución, hay muy poco espacio para que la política pueda innovar”, afirma. 

Gabriel Osorio en una charla para los alumnos de la UDP.
Gabriel Osorio en una charla para los alumnos de la UDP.

El abogado constitucionalista, Gabriel Osorio, reafirma lo que dice Lovera: “La constitución no es el agua bendita que va a solucionar todos los problemas, pero es el piso, una nueva forma de dialogar”. Para él, “deben establecerse los derechos fundamentales, el reconocimiento de los pueblos originarios, cómo se organizan los poderes públicos. ¿Qué forma de estado regirá? ¿Unitario, regionalizado, federal? ¿Cómo será el sistema de gobierno? ¿Semi presidencialista, presidencialista, parlamentario? Actualmente en Chile el presidente tiene mucho poder”.

Además, quien fuera asesor de la División Jurídico Legislativa en el Ministerio General de la Presidencia entre los años 2015 y 2018 del gobierno de Michelle Bachelet, dice que hay que apuntar a imitar ciertos modelos: “Hay que rescatar de la constitución española la forma de tramitación de la ley. Cuando hay divergencia entre diputados y senadores, debería regir la voluntad de la parte más representativa de la población chilena, en este caso, la de los diputados”.