Categoría: Política

Ministro Espina por acusación constitucional al presidente Piñera: “Puso especial énfasis en los derechos humanos”

En la sesión de la Comisión de la Cámara de Diputados, el representante de la cartera de Defensa Nacional aseguró también que las FF.AA. actuaron con “prudencia, responsabilidad y con apego a la ley” debido a que la prioridad siempre fue restablecer el orden público. 

Por Valentina Medina y Mariana Meza

Hasta la sede del Congreso en Santiago llegó el pasado viernes 6 de diciembre el ministro de Defensa Nacional, Alberto Espina, luego de que el 19 de noviembre parte de la oposición – Partido Socialista (PS), Partido por la Democracia (PPD), Federación Regionalista Verde Social (FRVS), Partido Comunista (PC), Partido Humanista (PH) y Convergencia Social (CV)-  presentara la acusación constitucional en contra del presidente Sebastián Piñera por las medidas tomadas durante el estallido social. 

Cerca de las 11 de la mañana se dio inicio a la cita en la que el ministro Espina presentó los argumentos para rechazar la acusación en contra del mandatario. A ella también asistieron el General Director de Carabineros, Mario Rozas, la comisión encargada de la Cámara de Diputados y el Director del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), Sergio Micco. 

Durante la sesión, Espina fue enfático en recalcar que la prioridad del presidente Piñera siempre fue el respeto hacia los derechos humanos y aseguró ser “testigo presencial y directo” de las instrucciones del mandatario desde el 18 de octubre al establecer Estado de Emergencia en la región metropolitana. Agregó también que se indicó a las FF.AA. y Carabineros que salieran “siempre con total apego al respeto irrestricto de los derechos de las personas”.

Por su parte, los diputados de oposición de la comisión, Gastón Saavedra (PS) y Boris Barrera (PC), interpelaron directamente al ministro por lo heridos y muertos en el contexto de la actual crisis social a manos de las FF.AA., y por las armas utilizadas por la institución para controlar los disturbios en todo Chile. Ante esto, el representante de la cartera reiteró que “la actuación de las FF.AA. fue prudente, responsable y con apego a la ley” y agregó que “el armamento es para actuar en legítima defensa cuando existe una agresión inminente”. 

Alberto Espina, ministro de Defensa Nacional

Responsabilidad constitucional 

En la sesión, el ministro Espina aseveró que en Estado de Emergencia el que pasa a tener responsabilidad política con el país es el ministro de Defensa Nacional, por lo que aún no se tiene claridad si el presidente Piñera sería responsable de lo que se le acusa. 

Ante esto, el diputado Boris Barrera (PC) dijo que la responsabilidad recae en quién se encuentra al mando de las FF.AA. cuando se decreta Estado de Emergencia y que “uno puede deducir desde ahí que el responsable o el jefe directo de los jefes de Defensa era el presidente de la república. Por lo tanto, si ellos con su ejército violaron los derechos humanos, creemos que el responsable es el presidente de Chile”.

En la misma materia, el diputado Gastón Saavedra (PS) indicó que “podría llegar a establecerse una responsabilidad del ministro de Defensa respecto a las situaciones que cometieron uniformados en representación de las FF.AA.”. 

Por su parte, frente a los dichos de la oposición, la diputada miembro de la comisión de la acusación, Sofía Cid (RN), comentó que “un sector muy extremo de ella no ha estado a la altura. Está haciendo críticas y ni siquiera ha llegado a acuerdos”. 

Además, durante la sesión se le preguntó al ministro Espina por el resultado del informe de Amnistía Internacional, ya que este reveló que durante las manifestaciones hubieron ataques generalizados por parte de Carabineros y FF.AA., ante lo que se defendió diciendo que si “han visto una imputación más calumniosa que se pueda hacer contra una institución, decir que salen a la calle a herir o matar chilenos, que el propósito no fue restablecer el orden público, sino que salir a matar. Es una imputación inaceptable”.


El nuevo proceso constituyente

Por Javiera Candia, Leonardo Romero y Romina Poblete

Frente a un inminente cambio de constitución, Gabriel Osorio, abogado y representante del PS en la Mesa Técnica, y Claudia Heiss, cientista política, cuentan porqué es necesaria la renovación en el la carta fundamental y como esto respondería a las demandas sociales que nacen en las actuales manifestaciones, que llevan cerca de un mes y medio en curso.

Acuerdo por la nueva Constitución: la búsqueda de una solución en manos de los responsables

Casi un mes después de iniciada la movilización de los treinta pesos y los treinta años, los políticos chilenos se ven en la necesidad de firmar un acuerdo transversal e histórico que instale las bases de una nueva Constitución. El llamado “acuerdo por la paz” se planteó como la solución madre de todas las causas, pero, ¿serán los políticos capaces de entregar paz cuando son ellos los más cuestionados?

Por Consuelo Calderón, Tamara Kohler y Josué Laval 

A las dos y media de la madrugada del viernes 15 de noviembre, y tras una larga jornada de negociaciones, el presidente del Senado, Jaime Quintana, anunció la firma del “Acuerdo por la paz y por una nueva Constitución”. Lo que parecía una solución inmediata a las demandas sociales, terminó por dejar en evidencia, en un par de días, la desconexión existente entre los mismos políticos. 

“Una vez se publica en el diario oficial, la Constitución de 1980 dejará de existir. No sobrevive ninguna de sus partes. Va a ser muy difícil revertir la decisión tomada en las urnas”, dice el abogado constitucionalista, Gabriel Osorio. Entonces, más allá del proceso histórico, ¿cuáles serán los grandes retos que tendrá la política en la apertura de un plebiscito irreversible?

Hoja en blanco versus dos tercios

Uno de los grandes “triunfos” de la izquierda política en el acuerdo por la nueva Constitución es la hoja en blanco sobre la que se trabajará la misma, es decir, la Carta Fundamental de 1980 no servirá como base para redactar la nueva. Este hecho pone en riesgo, entre otras cosas, la existencia y continuidad de ciertas instituciones que al día de hoy están consignadas ahí, como el Banco Central.

Sin embargo, desde la derecha confían en su “ganancia”: los 2/3 necesarios para aprobar los artículos. El senador de Renovación Nacional, Andrés Allamand, cree que “si eso se respeta, se resuelve el problema. Obliga a llegar a un acuerdo fundamental satisfactorio para todos en los aspectos más importantes”.

Respecto a si el bloque más conservador intentará que prevalezca de una u otra forma la Carta que se dictó en dictadura, el ex ministro de Defensa aclara que “habrán distintas posiciones. Yo voy a defender la idea de que Chile necesita una nueva Constitución que nos represente a todos. Todas las democracias estables tienen un acuerdo sustantivo sobre su Carta Fundamental. Chile debe lograrlo”.

La izquierda fracturada de siempre 

Ariel Salinas es abogado de la Universidad de Chile y perteneció a la Dirección Nacional del Movimiento Autonomista desde su creación. Hoy, el movimiento social se transformó en Convergencia Social, un partido político del Frente Amplio (FA) y que desde la firma del acuerdo, ha presenciado un quiebre evidente entre sus principales fuerzas: Gabriel Boric y Jorge Sharp. Ante esto, Salinas plantea que “la Constitución del 80 expresa la derrota del pueblo chileno en el proceso de la Unidad Popular en manos de la dictadura militar. Esa derrota permite a las clases dominantes en Chile poner la estructura jurídica y legal a disposición del capital, barriendo con los derechos y avances del campo popular, y se cierra sobre sí misma imponiendo múltiples enclaves y/o mecanismos autoritarios para proteger sus puntos más sensibles. Hoy no queremos otra derrota. Había que negociar, no íbamos a tener lo que queríamos simplemente. Teníamos que sentarnos con los distintos actores: el empresariado, el mundo militar, las iglesias, los movimientos sociales. Nuestra principal preocupación es generar un proceso constituyente que sea exitoso”.

La fragmentación que ha vivido el FA no es una novedad para Leonardo Moreno, uno de los representantes de la sociedad civil y que en todo este proceso se han organizado, reuniendo 700 ONG’s que observarán este acuerdo para centrar la discusión en las demandas ciudadanas más allá de lo político. “Nosotros hemos planteado que la crisis que vive Chile va mucho más allá que el tema constitucional. Es un tema político, es un tema social, es tema de un modelo económico que no ha podido satisfacer equitativamente las demandas y necesidades de las personas. Consideramos que Chile ha crecido mucho, ha generado mucha riqueza pero que se ha distribuido muy mal”.

“Creo que el Frente Amplio tiene dos almas”, afirma Moreno. Por un lado define a Revolución Democrática y quienes buscan una salida política dentro de los marcos establecidos. Por el otro, al Partido Humanista y quienes tienen una postura más rupturista como Convergencia Social. Para Moreno no es clara cuál es la salida que propone este último sector, más allá de la acusación constitucional contra el Presidente. “Me parece que esta separación tarde o temprano se iba a producir”, afirma

Los acuerdos del futuro 

Para Domingo Lovera, abogado constitucionalista y académico de la Universidad Diego Portales, la importancia de una nueva Constitución es que puede habilitar en un futuro los cambios políticos. “¿Significa que la Constitución resuelve de la noche a la mañana los problemas sociales? No. Esto toma tiempo, son muchas voluntades que tienen que estar coordinadas. Pero si bien el actual esquema impide tomar esas decisiones, en el futuro se podría abrir el campo para que la política responda a los reclamos de la ciudadanía”, afirma. 

Una de las discusiones que rodean el tema del alto quórum es sobre qué es lo que se debe incluir en la nueva Constitución. Para Lovera, no todas las decisiones puntuales políticas deben ser incluidas. “Si colocas todo en la Constitución, le impones rigidez al sistema, en cambio, si colocas menos, habilitas un proceso político más abierto, abres más espacio para que se tomen decisiones”, explica el abogado. 

Según el académico de la UDP, que los cambios sociales que pide la gente sean incluidos en la Constitución, haría que ocurriese lo mismo que pasa actualmente. “Hoy en día hay tanto que está definido en la Constitución, que la política es un poco estéril frente a las demandas, ya que su campo de acción es más acotado. Yo creo que hay que apostar por ampliarlo. Si todo lo ahogas y todo está en la Constitución, hay muy poco espacio para que la política pueda innovar”, afirma. 

Gabriel Osorio en una charla para los alumnos de la UDP.
Gabriel Osorio en una charla para los alumnos de la UDP.

El abogado constitucionalista, Gabriel Osorio, reafirma lo que dice Lovera: “La constitución no es el agua bendita que va a solucionar todos los problemas, pero es el piso, una nueva forma de dialogar”. Para él, “deben establecerse los derechos fundamentales, el reconocimiento de los pueblos originarios, cómo se organizan los poderes públicos. ¿Qué forma de estado regirá? ¿Unitario, regionalizado, federal? ¿Cómo será el sistema de gobierno? ¿Semi presidencialista, presidencialista, parlamentario? Actualmente en Chile el presidente tiene mucho poder”.

Además, quien fuera asesor de la División Jurídico Legislativa en el Ministerio General de la Presidencia entre los años 2015 y 2018 del gobierno de Michelle Bachelet, dice que hay que apuntar a imitar ciertos modelos: “Hay que rescatar de la constitución española la forma de tramitación de la ley. Cuando hay divergencia entre diputados y senadores, debería regir la voluntad de la parte más representativa de la población chilena, en este caso, la de los diputados”.

 

El camino para una nueva constitución: ¿Cuáles son los pasos a seguir para conseguirla?

A inicios del estallido social, ha sido la primera discusión. Desde la ciudadanía, la opción es una Asamblea Constituyente. Desde el Gobierno, la opción que se ha propuesto es un Congreso Constituyente. La decisión, plebiscito para decidir cómo se llevará a cabo el procedimiento en abril de 2020 ¿se logrará plasmar las demandas ciudadanas en este nuevo documento?

Por: Paula Cisternas, Josefina Ramírez y Josefina Zegers

A días de cumplir un mes, la crisis social que vive Chile parece verse calmada. La reciente  iniciativa por parte del Gobierno, a través de parlamentarios y presidentes de los partidos políticos, quienes han acordado comenzar el proceso de cambio de la Constitución actual da respuesta a una de las principales demandas de la ciudadanía, una nueva Constitución que reemplace la imperante, redactada en dictadura. ¿Cómo se hará? A través del denominado Acuerdo por la Paz y Nueva Constitución.

Fueron pocos días los que pasaron para que los ciudadanos comenzaran a realizar sus propios cabildos o asambleas constituyentes. Las convocatorias han sido masivas y hasta el 7 de noviembre, 142 comunas han realizados encuentros autoconvocados, según la organización Unidad Social. El presidente de la Junta de Vecinos del Barrio República, Julio Maturana, cuenta que en su Barrio se han llevado a cabo 2 cabildos hasta el momento. “Nosotros consideramos que en ambos cabildos, ha sido un éxito tanto en convocatoria como en los contenidos y objetivos que teníamos nosotros para el encuentro”, asegura. Además, señala que “los vecinos estaban esperando que existiese una instancia en donde ellos puedan aportar su visión o también dar su opinión”.

Para la socióloga Rocío Olave, “es muy importante considerar que esto es un estallido que no es un movimiento, porque no hay cabezas a cargo reconocibles, no tiene dirección política tan clara tampoco”, por ende es necesaria la organización social. “Eso implica una reconstitución del tejido social, a través de las instancias de cabildos autoconvocados y las conversaciones que se están dando en el día a día, entre vecinos, familiares, etcétera”.

Máximo Quitral, historiador y politólogo, no cree que se resuelvan todos los problemas inmediatamente, “pero al menos con la idea de la Asamblea Constituyente sí se puede ir mejorando”, además “una nueva Carta Magna implica un nuevo contrato social que apunte a la transformación estructural que requiere el sistema económico chileno”, asegura. 

A pesar de eso, cree en las Asambleas Constituyentes, ya que “van planteando posiciones desde abajo, desde los sectores populares y todo aquel grupo que quiera participar y expresar su opinión con respecto a la nueva Constitución”. Siendo esta una de las principales críticas de la Constitución Política actual, escrita y aprobada en 1981 bajo la dictadura de Pinochet, donde la construyeron solo un grupo de expertos llamado Comisión Ortúzar, que según Quitral, “lamentablemente la opinión del pueblo y de amplios sectores de la población queda totalmente marginada”.

La propuestas de las autoridades

En uno de los tantos puntos de prensa que ha realizado el Presidente en el transcurso de estos días, el pasado 11 de noviembre anunció junto al Ministro del Interior, Gonzalo Blumel, que se iniciaría el proceso para una nueva constitución. Sin embargo, no sería de la manera en que la calle lo pide, Asamblea Constituyente, sino que a través de un Congreso Constituyente. 

¿En qué consiste esta propuesta y cómo podría funcionar en Chile?, como señaló Javier Couso, abogado constitucionalista de la Universidad Diego Portales en una entrevista con Mega, no está definido jurídicamente por la actual Constitución, ya que en el capítulo 15 sólo se mencionan los quórums necesarios para abrir esta posibilidad. Finalmente, las cabezas a cargo de los partidos políticos y parlamentarios acordaron un denominado “Convención Constituyente”, donde habrían representantes del parlamento y también de la sociedad civil.

Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución

La madrugada del 15 de noviembre fue una jornada intensa en el ex Congreso. Los presidentes de todos los partidos políticos, exceptuando al Partido Comunista, Partido Congresista y el Frente Regionalista Verde Social, y parlamentarios de oposición y del oficialismo, se reunieron para llegar a un acuerdo sobre cómo llevar a cabo el proceso para una nueva Constitución.

Para esto, se realizará un plebiscito en abril del 2020, con las preguntas “¿Quiere usted una nueva Constitución?” y “Qué tipo de órgano debería redactar la nueva Constitución?”, esta última con las opciones de “Convención mixta constitucional” y “Convención Constitucional”. La primera a su vez se compondrá en partes iguales por representantes elegidos democráticamente para el ejercicio y parlamentarios en ejercicio. En la segunda, por su parte, la totalidad de integrantes serían electos democráticamente. En cualquiera de los dos casos, la selección de miembros para el ejercicio se realizará en octubre del próximo año, junto a las elecciones municipales y regionales. 

Además, el quórum necesario para aprobar los nuevos artículos e incisos es de dos tercios, siendo esto muy criticado especialmente por el Partido Comunista ya que según la diputada Camila Vallejo, en una entrevista para la Red Estudiantil de Información, esto “generaría un poder de veto de una minoría”. Finalmente, una vez redactada la Carta Magna, esta se sometería a un plebiscito ratificatorio mediante voto obligatorio. Una novedad de estos anuncios es la imposibilidad de los “asambleístas” de postularse a algún cargo público durante un año.

La importancia de una nueva Constitución

Como bien se ha ido demostrando en este hecho histórico para Chile, no existe un límite etario de participación en el estallido social y menos para reflejar un interés por la redacción de una nueva Constitución. Es más, cabe destacar que fueron precisamente los alumnos secundarios quienes iniciaron el movimiento con la evasión en masa del metro y son los mismos quienes se han mantenido muy activos en este mes realizando intervenciones en sus establecimientos educacionales con las llamadas “cimarras masivas”, las que consisten en un grupo considerable de alumnos que sale de sus colegios o liceos para unirse a las distintas movilizaciones diarias de las ciudades. El hecho de verlos en las calles solicitando grandes cambios como una Asamblea Constituyente vía cánticos o carteles ha despertado comentarios tipo: ¿han leído la Constitución? ¿saben lo que piden?

Según Gerardo Ubilla, profesor de Historia, magíster © en Didáctica de la Historia y las Ciencias Sociales de la Universidad Alberto Hurtado. El contenido de Constitución política está presente en los programas de estudio desde sexto básico, luego en segundo medio y para los próximos años será obligatorio pasar hablar de ello en el curso de Educación Ciudadana para los terceros y cuartos medio, por lo que, en efecto, un buen porcentaje del alumnado tiene al menos una consciencia de lo que significa pedir un cambio a la Constitución Política del país. 

Si bien no todos tienen la garantía de aprender en profundidad el contenido o las características de la Carta Magna, Ubilla asegura que esto podría deberse a una dificultad de enseñar el tema en los distintos cursos, esto dado la lejanía en el lenguaje de ella y ante esto su principal estratégia pedagógica se basa en; “acercar los conceptos a la experiencia, los que son abstractos o lejanos no los aprenden, por ende son de memoria a corto plazo. Estado de derecho, Estado subsidiario, Legislativo, Judicial, son más memorísticos en la enseñanza tradicional. He intentado que mis alumnos lo vivan, salir a la calle, pararse frente a un CESFAM, a un Ministerio Público, una Municipalidad y decirles “este es el Estado en la vida cotidiana”. Más allá de leer la Constitución y memorizar, es necesario vivirla y sobre todo problematizar en base a ella.”

PPD exige renuncia de Salaberry tras altercado en Ñuñoa y posible tráfico de influencias

Luego del escándalo protagonizado por el actual Subsecretario de Desarrollo Regional en la comuna de Ñuñoa, desde el PPD se revelaron nuevos antecedentes del caso, además de las prácticas de la hermana de la autoridad de gobierno en el municipio. Por otro lado, el gobierno y la UDI lo respaldaron. 

Por Mariana Meza L. y Nicolás Espinosa G.

La mañana de este viernes el PPD salió a entregar su apoyo a los funcionarios municipales de la comuna de Ñuñoa y exigió la renuncia del Subsecretario de Desarrollo Regional, Felipe Salaberry. Esto a raíz del altercado protagonizado por el ex diputado de la UDI el pasado domingo 25 de agosto al violar la Ley de Tránsito y no respetar tres luces rojas, además de insultar al fiscalizador municipal que le cursó la infracción.

El Subsecretario Salaberry, quien tiene vínculos dentro del municipio al tener a su hermana Iris trabajando ahí, recibió el apoyo del gobierno, negó lo sucedido e incluso aseguró no tener auto.

A la sede del PPD llegaron la concejala de Ñuñoa y presidenta de la Bancada de Concejales del partido, Pamela Hidalgo, y el Secretario General de la bancada, Sebastián Vergara. Hidalgo comentó las preocupaciones de los funcionarios de la municipalidad Ñuñoa y con respecto al trabajador encarado por Salaberry dijo que “el director de seguridad pública le impidió conversar conmigo”. 

Agregó también que los trabajadores “son personas que no ganan ni un décimo de lo que puede ganar un Subsecretario de la República y hoy día se sienten absolutamente amedrentados”. 

Por su parte, el Secretario General del partido, Sebastián Vergara, también solidarizó con los funcionarios, criticó el apoyo del gobierno a Salaberry y exigió su renuncia al cargo con el fin de “no enlodar la impronta que tiene la Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo”. También manifestó que si eso no ocurre le exigirán su “renuncia inmediata” al presidente Piñera. 

Cabe recordar que, según el reportaje publicado por Radio Biobío, el Subsecretario Salaberry tomó contacto con su hermana Iris luego del incidente, quien trabaja en las dependencias de la municipalidad, con el fin de tratar de evitar la infracción. Debido a esto, la Fiscalía abrió ayer una investigación por tráfico de influencias en contra de la autoridad para determinar la responsabilidad de la funcionaria municipal.

“Los sumarios indican que la señora Iris Salaberry en el año 2017 fue acusada por dos personas de cobros indebidos en las ferias de emprendedores”, aseguró Pamela Hidalgo. 

El apoyo del oficialismo y la UDI

Este mediodía se realizó en la sede de la UDI un punto de prensa, donde los concejales Óscar Aguilera y Julio Martínez, acompañados del Secretario General del partido, Jorge Fuentes, entregaron su apoyo al Subsecretario en nombre del partido.

Pese a los cuestionamientos, el gobierno decidió mantener al Subsecretario Salaberry en su cargo. Según publicó Emol, la Vocera de Gobierno, Cecilia Pérez, aseguró que “él sostiene que todos los hechos relatados carecen de veracidad, por lo tanto serían hechos falsos”.

En el partido aseguraron que el hecho se trata de un aprovechamiento político y que “se quiere hacer uso en un caso que no va más allá de una infracción de tránsito”, dijo el concejal Martínez. 

Por su parte, desde La Moneda le pidieron al Subsecretario que se ponga a disposición de la justicia. Andrés Chadwick, ministro del Interior, pidió que la Fiscalía “actúe con la mayor prontitud posible” para resolver el caso, según consignó Emol.

Quien también reaccionó fue Jacqueline Van Rysselberghe (UDI). La presidenta del partido salió a defender a Salaberry por el supuesto tráfico de influencias y arremetió contra la Fiscalía al decir que “aparece como un brazo armado de la izquierda chilena”. 

Allende: “Nos parece bien que el Presidente considere la emergencia medioambiental, pero vemos muchas contradicciones”

Senadores Girardi y Allende evalúan el rol del presidente Piñera en la Cumbre de Acción Climática de la ONU y también, en ese contexto, se manifestaron con respecto al fallo de la Corte Suprema sobre el proyecto minero Dominga.

Por: Felipe Valdés B

“Este papelito parece medio verde, pero es amarillo, tal como el gobierno del Presidente Piñera durante estos días” ironizó la Senadora del Partido Socialista (PS) señalando un “post-it” pegado a la muralla, antes de iniciar la rueda de prensa en donde analizaron el cometido del mandatario en el contexto del cambio climático. 

Según Allende, “Hay una constante contradicción cuando nos hablan de crecimiento y lo quieren hacer a costa del medio ambiente”, situación que se ve ejemplificada con la destrucción de humedales en pos de expansión del puerto de San Antonio, en donde, estos espacios estarían destinados a estacionamientos para camiones. En línea con lo anterior, se repitió bastante la idea de que las palabras del Presidente, no se condicen con las gestiones que han sido implementadas por su gobierno, lo que abre un espacio para la duda.

“Hoy día la Corte Suprema está haciendo el trabajo que debió haber hecho el gobierno, porque fue ésta la que emitió el fallo más  riguroso en relación a quintero/puchuncaví en el marco de las zonas de sacrificio. El propio Piñera pidió excusas pero no basta con eso.” estableció la Senadora del PS. 

Agrega que: “No le echamos la responsabilidad a él porque sabemos que son inversiones que datan desde hace 50 años, pero no nos parece que sea la Corte Suprema quien tenga que estar dando las instrucciones en reemplazo de nuestras autoridades, que parecen estar mucho más tímidas” dando cuenta de una suerte de desidia por parte del gobierno a la hora de defender intereses que estratégicamente podrían ser menos atractivos. 

Complementando lo anterior, el Senador Guido Girardi del Partido por la Democracia (PPD) celebró el rol que ha tomado el presidente en el marco de las discusiones por el cambio climático, tildándolo como una “reconversión digna de ser reconocida”. 

“Lo mismo que le exige al resto de los líderes mundiales debería aplicarlo en su país”, estableció el médico y político chileno, agregando que salvo la Ministra Carolina Schmidt (Medio Ambiente) y el ministro Andrés Couve (ciencias), todos sus ministros son negacionistas y clima escépticos. En línea con lo anterior, el parlamentario emplazó al presidente a “ordenar la casa” porque, según él, sus ministros no lo están escuchando y en cierta manera lo están saboteando, lo que a la larga podría traducirse en una gran crisis de confianza. 

Escucha los dichos del senador a continuación:

Por otra parte, Daniel Carrillo, Coordinador de medios y contenidos de WWF Chile, cree que: “El presidente Piñera puede conversar con figuras tan diferentes como Macrón o Bolsonaro, lo que lo hace una figura muy útil a la hora de tender puentes”. Para Carrillo, el gran activo que tiene Piñera es su eventual capacidad de poder lograr acuerdos y alinear intereses. Concluye que no es la primera vez donde la retórica local e internacional en materias de medioambiente no se condice, aludiendo al gobierno de Ricardo Lagos. 

Por último, según Guillermo Holzmann, analista de política internacional, establece que: “la tensión que ha despertado el presidente Piñera no es por su liderazgo personal, ni menos aún por su liderazgo ideológico, sino que tiene más bien que ver con lo que significa Chile en el sistema internacional como país referente” Concluye que nuestro país en la práctica ha logrado avanzar hacia el desarrollo, siendo parte de la OCDE y otros organismos donde se reconoce, que Chile ha logrado un estándar de vida que da cuenta de políticas públicas innovadoras. 

Ver también la defensa de Girardi a Piñera.

 

 

Girardi defendió a Piñera por críticas de “aprovechamiento político” en su discurso en la Cumbre Climática

En el marco de su discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas por la crisis climática, diversas voces han puesto en duda el compromiso del Presidente Sebastián Piñera. Para algunos, sus palabras solo tratan de sacar beneficios políticas e instalar su nombre a nivel internacional. Sin embargo, el senador PPD Guido Girardi se alineó con el mandamás pero criticó a su gabinete.

Por Camilo Vega M.

El senador PPD Guido Girardi, en conjunto con Isabel Allende (PS), realizaron una conferencia de prensa para referirse a la participación del  jefe de gobierno en la Cumbre Climática llevada a cabo en New York. En la oportunidad, el Presidente de la Comisión del Medio Ambiente del Senado señaló que confía en un cambio del mandatario respecto a las políticas para enfrentar el calentamiento global.

Organizaciones como Greenpeace Chile y Oceana salieron a criticar al presidente tras anunciarse su premio por su liderazgo en la lucha contra el cambio climático. Los dardos apuntaban a un “aprovechamiento político” para buscar reconocimiento internacional. Además, señalaron que su discurso se contradecía con las políticas a nivel nacional. Esta situación fue abordada por los senadores Guido Girardi e Isabel Allende, quiénes resaltaron la “transformación” de Piñera pero criticaron el actuar contrario de su gabinete.

Al ser consultado por las críticas hacia el presidente, Girardi  mostró confianza en su discurso pero dudó del compromiso de sus ministros. “Prefiero pensar que es una transformación genuina, que tomó consciencia. Pero lo tenemos que ver, sí efectivamente aquello que le propone al mundo lo va a hacer finalmente acá. Porque sus ministros hacen todo lo contrario”, comentó el senador PPD.

Escucha a continuación las declaraciones del senador Girardi:

Compromiso con las políticas medioambientales

Por su parte, Allende puso en duda la agenda medioambientalista del gobierno de Sebastián Piñera y apuntó hacia los parlamentarios del oficialismo. “Nos parece bien que el presidente concurra a las Naciones Unidas y toque el tema ambiental, pero hay algunas contradicciones”, comenzó la senadora del PS. “A nivel nacional nosotros podemos afirmar que este gobierno no ha logrado sacar sus proyectos importantes. Lo que está saliendo es algo que nosotros en la Comisión del Medio Ambiente hemos sacado”, agregó Allende durante la conferencia de prensa.

El analista de política internacional, Guillermo Holzmann, no considera que Piñera se haya instalado como un líder internacional pero que sí generará un cambio en la agenda medioambiental. “Sebastián Piñera no es un líder político mundial, tampoco regional, pero sí representa a un país que es referencial para el resto para que establezcan políticas públicas al respecto. Pero Chile se ha comprometido con acciones concretas, que tendrán un impacto en la agenda política”, explicó el experto.

Daniel Carillo, Coordinador de la organización medioambiental WWF Chile, concuerda que la proyección hacía el extranjero del discurso de Sebastián Piñera se contradice con la realidad nacional pero que se transforma en una posibilidad para avanzar en materia medioambiental en el país. “La visión que se quiere dar a nivel internacional contrasta con el tema local, pero es algo que ya pasó con Ricardo Lagos en su momento que fue conocido como el “Capitán Planeta”. Si bien hay muchas críticas, el hecho de que se esté hablando a nivel internacional fija cierto compromiso en mejorar las brechas a nivel nacional”, comentó Carrillo.