TVN: ¿El fin de la televisión pública?

Casi 11 mil millones en pérdidas, más de 180 funcionarios destituidos y la renuncia de dos directores ejecutivos son parte del difícil escenario que vive el canal estatal, y que hoy pone en jaque a las autoridades de gobierno para encontrar una solución a la crisis.

Por José Ignacio Frías

Cambios e incertidumbre son las palabras que definen los últimos meses del canal nacional, cuyo balance se encuentra en estado crítico y se ha posicionado en el centro de la discusión política.

Tras las renuncias de Francisco Orrego a la presidencia del directorio y Jaime de Aguirre como director ejecutivo, el gobierno de Sebastián Piñera puso en marcha un proyecto que busca modificar la Ley Orgánica Constitucional de TVN en distintos puntos como: el modelo de negocio, quorum del directorio y una inyección de fondos estatales.

Sin embargo, hay quienes apuntan que independiente de las medidas que se puedan tomar, el problema de fondo va más allá y se trata de una crisis generalizada que están viviendo todos los canales de televisión quienes tienen que competir con grandes cadenas de entretenimiento. “Existe una oferta impresionante para los televidentes plataformas como Netflix o Fox, donde uno encuentra una cantidad de producciones que la televisión jamás va a igualar”, dijo Juan Luis Contreras, periodista con vasta experiencia como editor de los noticiarios del canal.

Esta misma competencia a generado una importante reducción en los ingresos, es por esto que como medida para afrontar la crisis — y recortar gastos— el canal decidió despedir a 80 trabajadores a finales de noviembre, los que se suman a los 100 despedidos durante octubre y se cree que esta cifra podría aumentar en los próximos meses. Roberto Reyes, presidente del Sindicato 1 de TVN lamenta la situación “es un momento triste que conlleva un dejo de amargura y enojo en todo lo que implica que compañeros se queden sin trabajo”.

Modelo inviable

Otros apuntan a que el principal problema radica en la inviabilidad de su modelo de negocio. De acuerdo con la ley de 1992 TVN funciona con un sistema de autofinanciamiento, esto quiere decir que hace casi más de 25 años el canal se mantiene en base a los ingresos que genera con publicidad. Esto según Francisco Vidal, ex director ejecutivo del canal es una incompatibilidad tremenda, ya que el Estado le exige emitir contenido con un rol público, pero no recibe ningún dinero por parte de él.

Durante todo este tiempo se mantuvo así mismo sin problemas, pero los números de rating vienen a la baja desde el año 2014 y las empresas ya no pagan la misma cantidad de dinero que antes. Según Juan Contreras “la plata que le llegaba hace 20 años a los canales por publicidad hoy día se ha reducido a la mitad o menos de la mitad”.

Otro de los factores que significo en gran parte la caída de TVN fue el año 2013 con la salida de María Eugenia Rencoret, prolífica directora y productora de teleseries del canal que renunció para trasladarse al área dramática de su competencia Mega. La “Quena”, quien había trabajado por casi 28 años en la estación significo un enorme déficit en los números de rating, que hasta el día de hoy le pesan al canal. “Ella se fue porque al directorio no le parecieron las exigencias que estaba poniendo para seguir (…) Le dijeron váyase y se fue con 200 personas”, recordó Contreras.

Julio Alcaíno, ex camarógrafo por más de 49 años del matinal Buenos días a todos, se dio a retiro voluntario este mes. Comenta que el canal perdió su visión pública y ahora solo genera contenidos comerciales a la par con su competencia. “Antes hacíamos conciertos, la semana música, hacíamos deporte y ahora se hace todo lo que pueda venderse”, dijo Alcaíno quien además espera que TVN logre reducirse y financiarse.

Crisis y capitalización

A fines de noviembre se publicaron cifras que no fueron para nada alentadoras. Desde enero a septiembre el canal estatal tuvo pérdidas cercanas a los $11.159 millones, cifra que equivale a un 105% más que en 2017. A raíz de estos números rojos, el estado propuso inyectar 65 mil millones de pesos destinados a crear contenidos culturales con el fin de fortalecer su rol público. Según Diego Sarmiento, director del matinal Muy Buenos Días esta es la primera vez desde la vuelta a la democracia que el Estado subsidia a TVN. “Por 25 años le dio liquidez al Estado y le devolvió plata con sus grandes ganancias”, dijo.

Por parte del sindicato esperan poder participar del proyecto de ley que mandó el ejecutivo, quieren hacerse parte del directoria para dar mayor inclusión a los trabajadores del canal. “Queremos que la representación de los trabajadores tenga derecho a voto”, concluyó Reyes.

Por el momento todo apunta a que TVN necesita recibir urgentemente ingresos por parte del Estado para sobrevivir y realmente ser el canal de todos los chilenos. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s