Una mirada de cerca al Movimiento Social Patriota

La agrupación ultranacionalista, conocida por sus polémicas intervenciones urbanas y mensajes, salió esta semana a pegar lienzos en las calles de Estación Central. ¿La razón? Según ellos el alcalde Rodrigo Delgado ha dejado de lado al chileno. Un equipo de Página Abierta los acompañó para ver cómo opera el movimiento.

FullSizeRender (4)

Son las 10 am del lunes 15 de octubre y el equipo de propaganda del Movimiento Social Patriota (MSP)—conformado por  Alexander Orellana (29), Javier Roa (50) y Ricardo Ballesteros (23)—, arregla los últimos detalles de los lienzos que pintó el día anterior. A medida que los militantes llegan a la sede central del grupo ultranacionalista, se  unen a los preparativos del equipo y alistan los tarros de pegamento junto con las herramientas que usarán cuando salgan a las calles. La gran mayoría viste de negro.

A la oficina arriban cinco representantes de Motín Estudiantil. Entre ellos su vocera Claudia Navarro. Es la primera vez que la organización estudiantil de ultraderecha hace una intervención en conjunto con el MSP, luego de que ambos grupos firmaran una unión oficial  días antes.

Esta vez, el tema de contingencia que convoca a la agrupación a intervenir las calles con lienzos es la prioridad que se le ha dado a los inmigrantes en los consultorios médicos y en algunos tipos de establecimientos educativos de Estación Central. “Los chilenos tienen que inscribirse en largas listas de espera para ser atendidos en los consultorios, mientras que el inmigrante recibe atención inmediatamente. Eso no puede ser. Lo mismo pasa en las salas de cuna y los jardines infantiles”, dice Javier Roa, quien responsabiliza al alcalde Rodrigo Delgado por esta situación.

En el fondo de la oficina, Alexander Orellana dibuja un mapa de Santiago en una pizarra  con ayuda de una imagen en su celular. Marca cuatro puntos que representan los lugares estratégicos donde pegarán los lienzos: Municipalidad de Estación Central, Universidad de Santiago (USACH), Jardín y Sala de Cuna Guillermo Videla y la estación de metro Unión Latinoamericana. “Todas estas localidades fueron escogidas en función del flujo de gente que habitualmente transita en esos sectores. No vamos a pegar un cartel donde no lo vea nadie”, señala Orellana.

Posteriormente, cuenta cuántos militantes hay en la sala. Son 20. Designa cuatro grupos de cinco personas.

—¿Todos tienen grupos o alguno quedó flotando?—, pregunta Orellana a la gente presente.

—Sí—, responde en voz baja un militante de la multitud.

—¡Ya, muévanse. Vamos saliendo rápido, rápido!—, dice Orellana aplaudiendo enérgicamente.

Cada grupo toma sus lienzos, un tarro de pintura y una brocha, para luego abandonar el lugar en vehículos que previamente ofrecieron tres militantes para la ocasión. Una vez que llegan a la localidad que se les asignó, todos deben seguir la misma instrucción: pegar cada cartel en el menor tiempo posible y abandonar el lugar rápidamente.

“Mientras una o dos personas se encargan de ponerle pegamento a las paredes de la calle, otra va adhiriendo el lienzo a las murallas y siempre tiene que haber alguien que se encarga de grabar con su celular el proceso para después subirlo a las redes sociales del movimiento”, señala Ricardo Ballesteros. Además, quien se encarga de registrar la intervención debe saber artes marciales para defenderse en caso de que alguien externo los agreda.

En menos de una hora, la misión del MSP logra cumplirse sin problemas. En las calles de Estación Central se leen lienzos con mensajes como: “Bienvenidos al ghetto central obra de Rodrigo Delgado”, “¿Y las salas de cuna para los chilenos donde chucha están?”, “Aquí trabaja un vende patria”, “Rodrigo Delgado cobarde traidor. Abandonaste al chileno de sangre y suelo”, “Defiende tu barrio, defiende Chile” y “Centralino no olvides tu sangre chilena”

Ese mismo día en la noche las fotos y videos de la actividad son subidas a las redes sociales del MSP y de Motín Estudiantil. “El alcalde Delgado fue elegido para servir a su pueblo y no para servirse a sí mismo o a un partido político. No se lo vamos a perdonar hasta que salga de su puesto”, sentencia el líder del movimiento ultranacionalista, Pedro Kunstmann.

link infografía: https://infogram.com/msp-1hzj4ovn3yxo6pw?live

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s