Psicología de la violencia: “La autoridad utiliza la violencia como imagen. Esto es un reflejo”

“Desde niños, en los propios colegios, han visto que hay un patrón de conducta que era que la violencia era ejercida desde el lugar de poder. Era una desventaja abismante. Sólo de mirar la forma en que las fuerzas especiales actúan con los estudiantes”, explicó José Mauricio Contreras, psicólogo con magíster en pedagogía y educación.

Por: María Fernanda Cartes

Overoles blancos
Foto: La Tercera

Durante los últimos meses las apariciones de los overoles blancos han copado los medios por la gran violencia que ejercen en contra de la comunidad estudiantil y las fuerzas policiales. José Mauricio Contreras, psicólogo educacional y académico del Departamento de Formación Pedagógica de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación habló acerca de las motivaciones de estos adolescentes y su forma de lucha como respuesta a una sociedad violenta.

¿Qué es lo que lleva a un adolescente a asumir que la violencia puede ser tomada como una forma de manifestación?

Como primera aproximación, una de las características de ser adolescente es justamente, desafiar la imagen de autoridad. Ese es como un rasgo característico, porque se tienen que individuar o tienen que construir su yo, de alguna forma, y eso se hace en oposición a la imagen de autoridad.

¿Ser adolescente potencia la violencia al anteponerse a la autoridad?

No es que potencie la violencia. Al tener que, de alguna forma, desafiar la imagen de autoridad, la va a desafiar en función de los parámetros que especifique esa imagen de autoridad. Si un niño-adolescente, adolescente-adulto, está en la construcción de su identidad, de lo que yo voy a ser, tengo que desafiar esa imagen de autoridad. Pero, es imagen de autoridad que yo voy a desafiar lo voy a hacer con la misma reglas del juego.

Por ejemplo, si la imagen de autoridad en mi construcción de identidad es alguien del campo, en otro contexto, y esa otra persona tiende a dialogar mucho, lo más probable es que la desafíe dialogando mucho.

En el caso de los overoles blancos, que desafían directamente a la autoridad desde la violencia, ¿responde a eso?

La autoridad utiliza la violencia como imagen. Esto es un reflejo. Podríamos decir que estos jóvenes visualizan esta imagen de autoridad con un uso de la violencia como método de, entre comillas, de diálogo. Entonces, en ese sentido, la construcción de identidad es desafiante en función de la práctica del modelo que yo quiero desafiar. Por eso tenemos prácticas distintas en distintos territorios.

¿Existen límites o todo se va a dar en relación a qué tanto puedo desafiar a la autoridad?

Yo creo que, justamente, el límite está dado por el patrón de conducta de esta imagen de autoridad que el joven identifica. Por ejemplo, pensando en el tema de la violencia, porque se tiende a pensar que es el joven el violento, pro este joven ha estado mirando cómo la autoridad ha estado apaleando a los estudiantes, los ha estado golpeando, los ha estado maltratando, los ha estado violentando. Si uno mira todo el rato historias desde el otro lado, ¿qué es lo que han estado viendo ellos? Han estado mirando desde niños, porque no es una cosa que apareció ahora.

Desde niños, en los propios colegios, han visto que hay un patrón de conducta que era que la violencia era ejercida desde el lugar de poder. Era una desventaja abismante. Sólo de mirar la forma en que las fuerzas especiales actúan con los estudiantes. Entonces puede que tengamos adolescentes de quince años que se desarrollaron mirando ese patrón y participe a partir de la historia visual de ese tipo de conductas. Entonces, en esa convicción de niño-adolescente, él decide que esa es la imagen a desafiar.

¿Se podría explicar como una conducta basada en el resentimiento?

No es resentimiento, porque es algo que se está construyendo. El resentido tiene claro el por qué. En este caso el adolescente se está construyendo. Por ejemplo, si yo tengo un padre que es súper homofóbico y yo siento que ese padre ha instalado todo el tema de la homofobia y me ha criado en ese entorno, lo voy. desafiar en esas dimensiones. Pero no es por resentimiento, es por construcción de identidad.

A parte de oponerse a la autoridad, ¿existen otros factores que fomentan la violencia?

Claro, los medios de comunicación.

Uno podría identificar algunos criterios de violencia y agresión. La violencia podría ser definida como “cualquier conducta que efectúe y produzca daño a otro”. Yo no tengo la intención de hacer daño, pero mi conducta le provoca daño al otro. La agresión es la intención de hacer daño, y podríamos decir que es una etapa más elaborada, porque hay una motivación y una intención por hacer daño. Esa es la distinción entre violencia y agresión, entonces podríamos decir que hay una serie de situaciones cotidianas que son violencia. Te generan frustración, te generan violencia, te activan el mundo de la rabia e incluso el miedo, en términos emocionales.

Por lo tanto, si miro el contexto, tenemos situaciones que cotidianamente son violentas. Es violento que uno se de cuenta que existe el Milico Gate o el Paco Gate, porque son casi treinta mil millones que robaron, eso es violento, porque da rabia.

Como es violento desde fuera mirar que los overoles blancos salen y le tiran bencina o parafina a una profesora, eso es violencia y genera frustración y rabia.

Bajo estos parámetros podríamos decir que hay varias pistas y dimensiones en que la violencia circula en nuestra sociedad y está naturalizada.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s