Política Confesional: ¿La Iglesia Evangélica puede llegar al gobierno sin el apoyo de la derecha?

El distanciamiento que han tenidos sectores de la Iglesia Evangélica con los partidos más conservadores de la derecha, como lo son la UDI o Renovación Nacional,  abre la interrogante si acaso este grupo religioso tiene la fuerza suficiente para levantar una bancada independiente y llegar al gobierno.

catedral
Fuente: Radio Universidad de Chile.

“Piñera traidor” era una de las frases con las cuales manifestantes de grupos evangélicos expresaban su descontento al presidente Sebastián Piñera mientras se desarrollaba el Te Deum en la Catedral ubicada en la Alameda, el pasado 16 de septiembre. ¿El motivo? El actual Gobierno había aprobado el proyecto de ley de género, lo que causó la molestia de este grupo religioso conservador.

La Iglesia Evangélica en Chile ha ido ganado protagonismo y tomando parte en las decisiones legislativas del país con el correr del tiempo. Dicha participación comenzó con fuerza cuando Obispos y autoridades decidieron entregar su apoyo al presidente Piñera en las elecciones del año 2009. Desde ese entonces, han ido escalando progresivamente. Durante los años 2015-2017, este grupo dio una férrea oposición al gobierno de la ex presidenta Bachelet  y los proyectos de ley de aborto y matrimonio igualitario. El año 2017 fue el punto más alto de oposición.

En el Te Deum de ese año, el actual diputado de Renovación Nacional, Eduardo Durán, en presencia de la ex mandataria, declaró a la opinión pública que “los chilenos tendrán oportunidad de elegir a quienes nos conducirán durante los próximos cuatro años y hoy, como nunca, el pueblo cristiano se ha puesto de pie para decir basta de esos servidores que visitan nuestros templos y que luego promueven leyes que van en contra de todo lo que profesamos”.

Lo anterior causó molestias en el oficialismo de ese entonces y los partidos de Chile Vamos tomaban ventaja. En las presidenciales del 2017, la Iglesia Evangélica brindó nuevamente su apoyo a Sebastián Piñera, quien llegó al Ejecutivo por segunda vez.

 

La bancada Evangélica y el actual vínculo con la derecha

Hoy, la Iglesia Evangélica tiene representación en el Congreso, pero no de manera independiente. Los sectores más conservadores que pertenecen a Renovación Nacional y a la UDI. Estos grupos han tenido injerencia en las decisiones gubernamentales, sobre todo en los temas de agenda valórica.

Para Rodrigo Espinoza, cientista político y académico de la Universidad Diego Portales, esto implica un riesgo para la democracia: “Hoy en día ya tenemos una bancada evangélica, esta bancada puede que crezca o llegue al gobierno mismo y el problema que puede suceder es que la agenda política o legislativa que está orientada a incluir a grupos previamente excluidos de esta sociedad se vea interrumpida, o caigamos en un escenario donde tengamos retrocesos, por ejemplo la ley de género, donde hubo una vuelta atrás. Es una cuestión bastante riesgosa”.

En una mirada más conciliadora, el presidente del Senado, Carlos Montes afirma que “todos los sectores tratan de influir desde su punto de vista y eso es legítimo desde la democracia. En parte tienen la libertad de expresión y la libertad de incidir. Sin embargo, esa incidencia ha sido desde la opinión pública. No es solo un fenómeno que ocurra en Chile solamente. La Iglesia Evangélica en Latinoamérica se está transformando en un sector de poder y están influyendo y están constituyendo una fuerza política para dirigir los países”.

En cuanto al distanciamiento que la derecha e Iglesia han tenido, Montes señala que percibe conflictos dentro de los acuerdos, pero que no ve un distanciamiento o una problemática mayor. Espinoza concuerda en que ha habido un distanciamiento pero que esta fuerza emergente no pude surgir sin la derecha.

En esta lógica, los grupos evangélicos han creado un tipo de relación simbiótica con la derecha, y querer formar un partido independiente es complejo. Montes señala al respecto que “no creo que se vallan a unir a lo puramente evangélico porque sería muy minoritario y sería algo débil”. Frente a este punto, Espinoza concuerda y afirma que hoy en día los partidos políticos están en crisis y que los individualismos han adquirido fuerza más que el pensamiento colectivo.

Por último, ambos coinciden en que no hay que generalizar: para Montes, “hay diputados de izquierda y de derecha que son evangélicos y no son solo de derecha”, mientras Espinoza sostiene que “no todo el mundo evangélico está  con la derecha. Son los sectores más conservadores. Y grupos que no se sienten representado por este tipo de pensamiento”.

HE WEDDING OF (1)