La pirámide de Garay

El ingeniero comercial que se alzara como falso economista en matinales de televisión enfrentó una audiencia por segunda vez desde que se ordenara su extradición de Malta, acusado por estafa de carácter reiterado. En la jornada se relató la experiencia de una víctima que perdió casi 50 millones de pesos por confiar en él, luego de un accidente que lo dejó con la mitad del cuerpo quemado.

Por Camila Lobos

Son las 9 de la mañana y Rafael Garay ingresa a la sala donde se iniciará el juicio oral en su contra por el delito de estafa con carácter reiterado, en contra de 29 personas. A pesar de las circunstancias, el autodenominado economista se mantiene tranquilo e inmutable mientras el juez lee detalladamente la acusación de la parte querellante, contando caso por caso cómo fue que el ingeniero comercial estafó a amigos, ex compañeros de colegio, de universidad y más conocidos. La mayoría de los estafados, eran personas que confiaban en él y muchos de ellos, lo contactaron por ser un referente televisivo, que aparecía en matinales dando consejos de cómo invertir y no caer en una estafa piramidal.

Uno de los casos más estremecedores relatados durante la jornada, fue el de Víctor Mellado, víctima de la estafa, que en el año 2012 sufrió un accidente laboral, cayendo a un pozo de agua hirviendo resultando con más del 50% de su cuerpo quemado. Debido a esto, recibió una abultada indemnización. Garay, al enterarse de esto, lo convenció de invertir en su empresa, para que así no tuviera que preocuparse nunca más de trabajar.

Su abogada, María Elena Santibáñez, aseguró que Mellado no quiere hacerse presente en el juicio debido a su complicado estado de salud.  La defensora declaró que su cliente “recibió una indemnización de 100 millones de pesos y de ellos, invirtió 48 millones con el señor Garay. Víctor padece una condición que mantiene con una incapacidad permanente para trabajar, por ello, considero que es uno de los más afectados por esta estafa, si es que no es el más afectado”.

Modus operandi

El caso de Rafael Garay ha tenido muchas aristas. Las acusaciones apuntan a que estafó a 37 personas por un monto aproximado de 1800 millones de pesos entre los años 2011 y 2016. Durante este periodo, el ex empresario se “dio la gran vida” como señaló la fiscal Alicia Ascencio, asegurando que no invirtió “ni un peso” del dinero que le había sido confiado. Son 29 las personas que tomaron medidas legales en su contra y que hoy han sido representadas por el ministerio público y otros, por sus propios abogados. 

El modus operandi del imputado que maneja la parte querellante es el abuso de confianza como agravante del delito que se le imputa, ya que la mayoría de los casos expuestos en la audiencia, se trataba de personas conocidas de él, o que se habían contactado vía redes sociales por el alcance que tuvo su empresa, Think & Co, por el boca a boca de las personas. Una de sus estrategias era asegurar que el ex DT de la selección chilena, Jorge Sampaoli, era uno de sus principales clientes y que la empresa contaba con más de 500 inversionistas que habían conseguido resultados.

Otro de los afectados es Iván Núñez, el conocido presentador de noticias de Chilevisión, y su esposa, Marlene de la Fuente, quienes son representados por el abogado Sabas Chahuán, ex Fiscal Nacional del Ministerio Público. El representante de la pareja, ex amigos del imputado, que han sido los más afectados si se considera la cantidad invertida en la empresa, señala respecto al abuso de confianza, que  “Garay conocía a varias de las personas que estafó, y al conocerlas, logró saber exactamente como convencer a cada uno. A uno lo consideró por los años de servicio pagados,  a otro,  por una pensión de invalidez, a una ex compañera de curso por una herencia del padre, y así”.

Desde la vereda opuesta, Daniel Celis, abogado de Rafael Garay, señala que “desde nuestra parte existe una colaboración, primero con la investigación, y segundo, que existe una intención que tiene más que ver con el patrimonio del imputado, no el de las víctimas, para así rebajar esta condena y que esta condena sea en los términos que usualmente se dan”, con esto, el defensor se refiere a la intención del imputado de retribuir el dinero perdido por las víctimas de su estafa. La postura de la defensa es aceptar la culpa, pero con la intención de rebajar la condena.

Desde la fiscalía piden 6 años de presidio efectivo en contra de Garay, por el delito de estafa de un monto final de 1300 millones aproximadamente. El Fiscal José Morales, respecto a la supuesta colaboración del imputado con la investigación, declara que “Nosotros no estamos de acuerdo con eso, porque los antecedentes que se conocen respecto a Garay se conocen desde que la fiscalía pidió la extradición de esta persona. Ya en diciembre del 2016, se conocían los hechos por los que se encuentra siendo juzgado”.

El juicio contará con alrededor de 40 testigo y creemos que se va a extender hasta fines de octubre. Desde la fiscalía se espera que al final del juicio se condene al ingeniero comercial a pena efectiva por los hechos que ha cometido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s