El camino hacia los leones de Sanhattan

Sergio Jara, ex editor de la Unidad de Investigación de la radio Bío-Bío, dio a conocer la existencia de grabaciones secretas que mostrarían cómo el presidente Sebastián Piñera utilizó información privilegiada en la compra de acciones de LAN durante el año 2006. Sin embargo, la ley dice que estas no pueden ser publicadas a menos que un juez las exija. A continuación, el autor cuenta infidencias sobre la creación de su obra. 

El libro “Los Leones de Sanhattan” aborda la historia de cómo un puñado de ejecutivos, liderados por Sebastián Piñera, realizaron cientos de negocios a través de la bolsa de comercio. Algunos con escándalos y trampas de por medio. El periodista Sergio Jara, su autor, tuvo que sortear las dificultades impuestas por la Superintendencia de Valores (SVS) y la falta de tiempo para terminar el libro, lo que produjo que no pudiera incluir contenido tan valioso como, por ejemplo, una supuesta defraudación realizada por MBI Inversiones a las AFPs.

Hace cuatro años, a través de conversaciones con operadores de Banchile, el periodista pudo recabar información de supuestas grabaciones secretas pertenecientes a Francisco Armanet, ex gerente de Banchile, correspondientes a la época en que se realizaron las polémicas compras de acciones de LAN por parte de Sebastián Piñera. Si bien el tema ya parecía zanjado, luego de la multa de 363 millones de pesos que recibió el actual mandatario, esta revelación permitió que se iniciara una nueva investigación periodística. 

Durante el año 2014, Juan Cristóbal Peña, director de la Escuela de Periodismo de la Universidad Alberto Hurtado, le ofreció a Jara realizar un libro sobre la historia de toda una generación de miembros de la Bolsa Bursátil de Santiago, debido a su conocimiento del mercado. En un comienzo, también participaron Héctor Cárcamo y César Valenzuela, pero la extensión de la investigación provocó que ellos dejarán finalmente el proyecto.

LOS QUE SÍ HABLARON

—Quiero tres millones —les dijo Piñera, luego de regatear el precio.

— ¿No me escuchaste? El gringo no quiere quebrar el paquete—retrucó Cristián Araya, el jefe de operadores en Banchile. —Pero hagamos algo. Yo compro todo, los seis millones. Una mitad para mí y la otra para ti.

—Pero, ¿cómo? ¿Eres mi competencia o el intermediador?—respondió Piñera.

—Te dije que el gringo no quiere quebrar el paquete. Yo pongo para tres millones y tú para los otros tres. ¿Entiendes o no? ¿Soy tu competencia o tu intermediador? —sentenció Araya.

Este extracto forma parte del sexto capítulo de “Los Leones de Sanhattan” y se logró gracias, según afirma, a entrevistas de larga duración, donde tuvo la oportunidad de conversar de manera más abierta y con confianza. “Habían conversaciones que duraron horas, donde la entrevista se fue haciendo más amena y pude sacar a la luz temas que en otras condiciones no habrían tocado”, recuerda Jara.

No obstante, la producción de este libro no fue fácil. Durante el proceso de recopilación de datos tuvo que enfrentarse no solo al silencio de los traders -corredores de bolsa-, sino además de la larga espera al que lo sometió la SVS para acceder a datos públicos.

Cuando Piñera fue acusado de uso de información privilegiada en 2006, una parte de su defensa se basó en entregar una lista de 736 operaciones que se habían realizado de la misma manera, argumentado que era algo normal dentro de este mundo de negocios. De la lista, debido a información errónea o prescripción de los hechos, tan solo 40 de los casos fueron investigados y nueve de ellos fueron sancionados.

Jara, a través de la Ley de Transparencia, pidió los datos de las sanciones recibidas por estos nueve casos, pero pasó un año en tribunales para recién poder acceder a esta información.

LO QUE QUEDÓ FUERA

El periodista tuvo que pelear más de lo pensado por estos documentos debido a que la SVS baja la información de las sanciones con el fin de proteger los datos comerciales de las empresas sancionadas: “Utilizan recursos del fisco para proteger a privados, que además tienen sus propios abogados. No nos están defendiendo a nosotros, están litigando contra nosotros, en vez de darle a la ciudadanía la información que uno requiere”. 

Los nombres de los sancionados fueron entregados a Jara una semana atrás, cuando ya había cerrado el proceso de edición del libro, por lo que finalmente quedaron fuera de la investigación. Luego de que el Consejo Nacional de Transparencia lo representara en Tribunales pudo acceder solo a cinco nombres, entre los que se encontraban Ricardo Bachelet, socio y amigo de Piñera; Jorge Araya, ex gerente de las Sociedades Cascadas y la familia Gálmez, ex dueños de almacenes París. 

Debido a que el libro se basa, principalmente, a datos obtenidos por Transparencia, hubo algunos capítulos que se excluyeron de la versión final. Sumado a los nombres de los sancionados, se quedó fuera una investigación sobre una triangulación realizada por la corredora de bolsa MBI Inversiones. Según el periodista, este capítulo, realizado con fuentes de Larraín Vial y Banchile, se basaba en la defraudación a las AFPs. De todas formas, Jara espera poder publicar esto posteriormente en algún artículo.

Terminar la investigación fue otra historia. En noviembre del 2017 firmó con la Editorial Planeta para la distribución del libro, pidiéndole que lo lanzara en mayo de este año. Sin embargo, la obra se atrasó y en junio fue despedido debido al cierre de la Unidad de Investigación de la Radio Bío-Bío. “Cuando te despiden por primera vez, sin razón alguna, te empiezas a preguntar un montón de cosas. Entras en una etapa difícil de tu vida, más con la editorial presionándote”, afirma Jara.

A pesar de que, a raíz de la ley promulgada posterior al Kiotazo, las grabaciones secretas que guarda en su poder Armanet no pueden ser publicadas, el escritor se siente satisfecho con su trabajo y cree que ahora le corresponde a la sociedad civil realizar las denuncias correspondientes para que -en caso de culpabilidad- Piñera pueda ser juzgado: “Yo pongo la investigación a disposición de la sociedad civil, que ellos vean si esto amerita una denuncia en Estados Unidos”. 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s