Lucro y hacinamiento: La realidad que enfrentan miles de migrantes en Chile

 

Entre los más de 280.000 inmigrantes que viven en condiciones de hacinamiento en nuestro país, hay quienes arriendan en la modalidad “camas calientes”, donde se turnan según sus horarios de trabajo.

Este viernes, tuvo lugar el seminario Abuso habitacional, migración y nuevas politicas de vivienda, donde se busco analizar las propuestas para disminuir el hacinamiento e los inmigrantes en nuestro país.

El evento organizado por Sur Corporacón de Estudios Sociales y Eduación y el comité Habitad y vivienda del Colegio de Arquitectos de Chile, tuvo de invitados a Gonzalo Durán, alcalde de Independencia; Constanza Lizama, abogada del Comité Hábitat y Vivienda, Pablo Valenzuela, exdirector del Servicio Jesuita de Migrantes y de la Dirección de Desarrollo Comunitario (DIDECO), Providencia; Mabel Cobos, dirigenta Movimiento de Acción Migrante (MAM). En tanto, el panel fue mediado por Carolina Tohá.
En la instancia, se dieron a conocer las precarias condiciones de vida de muchos migrantes que arriban al país con la ilusión de un mejor vivir.

nueva

Uno de los temas que más llamó la atención fue la nueva modalidad de arriendo mencionada por Pablo Valenzuela: las camas caliente.

Esta precaria práctica consiste en turnarse una misma cama por varias personas, según el horario laboral de cada una .

Esta problemática nacional ha llevado a que un gran número de inmigrantes viva en malas condiciones. Según estudios y datos de Techo-Chile y Encuesta Casen 2017, en el país viven 208.768 inmigrantes en hacinamiento.

Esta situación ha generado problemas con los vecinos de los sectores más habitados porque según sus palabras viven en constante miedo de que se produzca un incendio.

infografia

Datos entregados por Techo-Chile

Otro de los problemas principales que se abordó en el seminario fue el creciente lucro que se ha evidenciado en el arriendo y sub arriendo de habitaciones. Respecto a esto se refirió la dirigenta del Movimiento de Acción y Desarrollo Comunitario, Mabel Cobos: “Es un problema estructural(…) la vivienda se ve como un bien comercial y no como un derechoha y genera hacinamiento, incendios, subarriendo, desalojos y camas calientes”.

Además, agregó que este sistema permite lucrar con el sufrimiento y que se necesita un programa de inmigración pero no como el de hoy que es discriminatorio y que pretende echar a 2.000 extranjeros de aquí a fin de año.

Soluciones

Dentro de las soluciones que se plantaron todos concordaron en que se debe mejorar la oferta habitacional pero de manera digna. La abogada del Comité Habitad y Vivienda aseguró que “todos tienen derecho a tener donde realizar su vida, donde se puedan integrar más allá del techo, es un todo..comunidad, barrio, etc”.
Además hablaron sobre cobrar un impuesto a quienes arrienden y subarrienden más de una propiedad, de esta manera se podrá fiscalizar, tener límites en el valor del arriendo para evitar el lucro y por último surgió la idea de contruir viviendas del gobierno donde tanto chilenos como extranjeros puedan arrendar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s