La irrupción del feminismo en Chile y las parlamentarias que instalarán la agenda de género

El pasado domingo, demandas que estuvieron mucho tiempo bajo la alfombra lograron representación institucional. Debido al fin del sistema binominal y la incorporación de la ley de cuotas, impulsada por el gobierno de Michelle Bachelet, hoy 37 de los 155 cupos de la Cámara Baja son mujeres, de las cuales al menos 20 se declaran feministas.

Por Gonzalo Oñate y Valentina Millán

A menos de una semana de las últimas elecciones parlamentarias y presidenciales, sigue sorprendiendo la composición del Congreso. Con banderas como el fin a las AFP, educación gratuita y una base feminista, el Frente Amplio debutó con 20 diputados, los que fueron electos por una ciudadanía que se siente parte de estas demandas, muchas de ellas nuevas para la sociedad chilena.

La propagación del feminismo en todo Chile y el mundo se ha dado gracias la lucha de valientes mujeres que históricamente han exigido ser  respetadas en sus derechos. Sin embargo, los dos últimos años han sido de gran importancia para el movimiento, ya que ha logrado hacerse un espacio y poner en la palestra nuevas demandas sociales, obligando a políticos y candidatos a replantear sus propuestas o a tomar posiciones.

Un ejemplo concreto de la fuerza que ha tomado en la agenda, fue la decisión de la Democracia Cristiana (DC) de bajar la candidatura a la reelección parlamentaria del ex timonel DC Ricardo Rincón, producto de las acusaciones de violencia intrafamiliar que pesaban sobre él. 

“Las demandas del feminismo deben ser consideradas en todas las reformas, no son sólo medidas cortas, sino que la lógica de cómo se constituyen los proyectos de ley debe ser cambiado. Las y los diputados, de derecha o izquierda, deben comprometerse contra los femicidios y la violencia, lo que implica algo más allá de nuestras diferencias. Hay que cuidar a las mujeres de Chile”, asegura Gael Yeomans, diputada de Revolución Democrática, electa por el distrito 13.

Hoy, gracias a la lucha de distintas organizaciones y la misma sociedad, es algo básico para los candidatos más progresistas contar con propuestas específicas hacia la mujer y sus derechos.

La bandera del feminismo

La frase “seremos el primer gobierno feminista de la historia de Chile” fue repetido varias veces por los candidatos del Frente Amplio y en particular por Beatriz Sánchez, quien estuvo a solo 2% de pasar a segunda vuelta. Esta alta votación, más la elección de los 20 parlamentarios del bloque deja en evidencia la preferencia de la ciudadanía hacia los políticos que se pronuncian en estos temas.

En ese sentido, el Frente Amplio asume un rol fundamental. Uno de los rasgos distintivos del FA es que es un proyecto de cambio que no puede entenderse sino es desde la mirada crítica del movimiento feminista.

Una de las principales demandas del Frente Amplio es el tema del trabajo doméstico y el cuidado de otras personas, rol que cumple hoy en día la mujer. Históricamente ha existido una mayor proporción de mujeres pobres que hombres, y este resultado deviene directamente de la responsabilidad de cuidar el hogar y a la familia, deber que le pertenece casi exclusivamente a la mujer. Como consecuencia directa de esta desigualdad queda no solo la distribución de la carga de trabajo, sino que también el acceso a la remuneración. Las mujeres son las más pobres de la sociedad y quienes menos tiempo disponen.

“Las mujeres siempre, debido a la estructura patriarcal del Chile, tenemos que trabajar el doble. Trabajamos todo el día para que después en la casa las mujeres tengan que hacerse cargo de limpiar, cuidar a los hijos, bañarlos, llevarlos al colegio, lo que finalmente también es un trabajo, pero no remunerado”, asegura Claudia Mix, diputada de Poder Popular electa por el distrito 8.

La diputada Claudia Mix, junto a la presidenta del Partido Poder, Karina Oliva y la diputada Gael Yeomans

Entre las propuestas con enfoque de género que pretenden llevar los parlamentarios del Frente Amplio a la agenda legislativa está la creación de una ley integral de violencia de género, un sistema de pensiones universal y no discriminatorio y el reconocimiento y protección de la diversidad sexual, entre otros.

Contra la violencia obstetra

Fuera del Frente Amplio también hay diputadas recientemente electas que buscarán legislar a favor de proyectos con enfoque de género. Marisela Santibáñez, electa en el distrito 14 -donde ya había obtenido la primera mayoría en 2013 pero que no alcanzó a obtener un escaño debido al Sistema Binominal- es una de ellas.

La dirigenta del Partido Progresista hizo un llamado a “poner ojo en el ámbito de la salud donde las mujeres, particularmente en el sistema público, somos vulneradas en nuestro derecho a tener un parto tranquilo, sin violencia ni física ni psicológica”, recalcando que “no puede ser que por ejemplo en el Hospital de San Bernardo le den el alta a una madre que tuvo un parto a las horas de tenerlo por falta de cama o derechamente de criterios”.

Finalmente, refiriéndose a la nueva distribución del Congreso y los posibles escenarios en proyectos en temática de género, afirmó que “espero que en los próximos cuatro años el voto de la izquierda en el Congreso sea coordinado, porque independiente de si sale Piñera o no, tenemos que actuar en bloque. La unidad de la izquierda es fundamental para los cambios que Chile necesita”.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s