Los cuestionamientos por la muerte de niña que se le negó un trasplante de corazón

En marzo de 2015, Daniela Vargas necesitaba un nuevo corazón, pero ni siquiera  alcanzó a ilusionarse con un trasplante.  La Red de Salud UC le negó el ingreso a la lista de espera por su “precariedad social y familiar”. Mientras se investiga su muerte, el Ministerio de Salud, Sename, y las autoridades de la UC, se traspasan la culpa mutuamente.

Hernández, Torres y Valenzuela

Daniela Belén Vargas Vargas (13) se encontraba en una situación crítica durante el año 2014. Había sido abusada sexualmente al interior de su familia. La justicia determinó que viviera en una casa de acogida del Servicio Nacional de Menores (Sename) en Castro, Región de Los Lagos. Tenía problemas cardiacos y estaba bajo control médico constantemente.

En 2015, empeoró su estado de salud y tuvo que viajar hasta Santiago para ser examinada por la Red de Salud UC Christus, que determinó que la niña de 13 años necesitaba un trasplante de corazón y que estaba médicamente ‘apta’ para aquella operación.

No obstante, el Comité de Ética de la misma institución clínica la excluyó de la lista de espera de donantes, explicando que la menor tenía “precariedad familiar, social y personal”.

Daniela tuvo que devolverse al sur de Chile, pero su condición empeoró y fue internada en el Hospital de Puerto Montt, donde falleció el 13 de abril de 2015, tras sufrir un infarto al miocardio, producto de una insuficiencia cardiaca.

Lío entre el Sename y la Universidad Católica

La decisión de la Red de Salud UC Christus de negarle el ingreso a Daniela Vargas a la lista de espera de trasplantes, se debe a que, según la institución, el Sename tenía que asegurar que Daniela tendría las condiciones aptas para un post operatorio. La menor con esa determinación se devolvió al sur de Chile.

Días después, el Sename le envió una carta a la UC y al Minsal, asegurando que la niña sí tendría los cuidados necesarios para su descanso luego de la operación.

El Minsal intervino en el tema y exigió a la Red de Salud que la menor fuera autorizada a ingresar a la lista de espera. Sin embargo, esa noticia nunca fue notificada a la familia de Daniela y coincidió con un muy mal estado de salud de la niña.

El Ministerio se defiende

Toda esta situación puso en jaque la labor realizada por el Ministerio de Salud. Carmen Castillo, titular de la cartera, abordó la polémica y afirmó en entrevista exclusiva a Chilevisión Noticias que “todo esto dio curso a que se le contestara (Red de Salud UC) el 1 de abril de 2015 que Daniela estaba autorizada para entrar a la lista de espera por un trasplante de corazón. Nosotros no discriminamos a los niños por ser del Sename, lo que sí tenemos que hacer es asegurar que no haya riesgo para ellos posterior a la cirugía”.

No obstante, Castillo argumenta que “es verdad que Daniela Vargas no recibió respuesta, pero sí acciones, por el hecho de que se le autorizó el ingreso a esperar un donante de corazón. Eso sí, no se alcanzó a ingresarla, por una situación muy especial y lamentable: se descompensó la niña. Se le autorizó pero no alcanzó a ingresarse. Como Ministerio tenemos que tener la seguridad que va a tener los elementos que por protocolos son exigibles en un proceso postoperatorio”.

“Claro que hubo discriminación en el caso de Daniela”

Una de las partes involucradas en la muerte de la menor de 13 años es el Sename, debido que el organismo estaba a cargo de su bienestar. La presidenta de los funcionarios del Sename, Alicia del Basto, responsabiliza al Poder Ejecutivo de cómo terminó la vida de Daniela.

“Aquí quien es responsable es el Ministerio de Salud, que no tiene políticas claras y no ha implementado lo necesario  para poder atender a los niños del Sename. Los niños más vulnerables siempre han tenido que casi limosnear el tema de salud con el ministerio, porque ellos dicen que hay convenios, pero en la realidad los convenios no operan ni funcionan por la burocracia del Estado”, enfatizó la dirigenta. 

Sobre el actuar del Comité de Ética de la Red de Salud UC Christus, Del Basto plantea  que “claro que hubo discriminación en el caso de Daniela. Nuestros niños tienen que hacer el mismo procedimiento que cualquier persona, pero el Minsal exige que los funcionarios del Sename tienen que acompañarlos día y noche, cuando se supone que para eso debe haber personal médico especializado. No tiene por qué el Sename implementar todo un aparataje de salud para poder atender a estos niños, porque nosotros no somos especialistas en salud”, dice.

https://soundcloud.com/cristobal-hernandez-cuevas/entrevista-alicia-del-basto

La clínica hace su descargo

Un actor que tuvo un papel protagónico en la muerte de Daniela fue la Red de Salud UC Christus. La menor de 13 años llegó al hospital desde un hogar del Sename ubicado en la Región de Los Lagos, para realizarse una serie de exámenes, que determinaron que necesitaba un trasplante de corazón con urgencia. A pesar de que Daniela se encontraba apta médicamente para recibir este nuevo corazón, desde la clínica se decidió llevar el caso a un Comité de Ética, donde finalmente se decidió no incluir a la menor en la lista de espera argumentando “precariedad familiar, social y personal”.

Ante las acusaciones de discriminación hacia Daniela por parte de la clínica, la Red de Salud UC se defendió mediante un comunicado oficial declarando su postura ante los hechos ocurridos. La institución asegura en el comunicado que “en primer lugar, queremos afirmar enérgicamente que La Red de Salud UC CHRISTUS no aplica, ni ha aplicado jamás un criterio de selección de sus pacientes basado en su capacidad económica ni su condición social”.

En el comunicado la Red de Salud UC explica que cuando se referían a “precariedad familiar, social y personal” lo hacían refiriéndose exclusivamente a condiciones poco aptas para el cuidado pre y post operatorios de la niña, agregando que “en ningún caso hemos vinculado las condiciones económicas de Daniela como criterio para entregar el tratamiento médico”.

En el mismo texto se señala que la carta enviada hacia el Sename con las condiciones para que Daniela pudiera ser trasplantada, fue mandada de manera pertinente. Sin embargo, según la institución médica, “no se recibió respuesta” al documento donde detallaron los requerimientos para que se pudiera incluir a la menor en lista de espera para recibir el trasplante de corazón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s