Eduardo Artés a través de los ojos de su escuela en Cerro Navia

El candidato de Unión Patriótica, Eduardo Artés, es el aspirante con menos posibilidades en las próximas elecciones presidenciales. Dentro de este contexto, Página Abierta visitó la escuela 405 de Cerro Navia, establecimiento donde el candidato fue profesor, ahí algunos lo tildan de extremista y otros lo ven con la capacidad de gobernar.

Por: Sebastián Palma

Los pajaros no dejan de cantar en la escuela 405 Millahue de Cerro Navia. No lo hacen pese a los gritos de los alumnos del Quinto A, que entusiastas intentan pegarle a la pelota de Voleyball en la destartalada multicancha de pasto sintético, tampoco por los retos de la inspectora a dos alumnas que se agarraron de las mechas por un plumón, menos por las desafinadas flautas que intenta tocar Maldigo el alto cielo en el compás de la guitarra del profesor de música.

El establecimiento está levantado en un tierral y representa la clásica escuela pública marginal chilena. Tiene grafitis, el típico escudo nacional ovalado, intervenciones artísticas a medio terminar,  y está pintada con un usual anaranjado pálido, qué en la paleta de colores debería llamarse naranjo-escuela pública. Parece ser todo un cliché, pero no lo es. Esta escuela tiene particularidad, y es que en sus aulas hizo clases uno de los ocho candidatos presidenciales: Eduardo Artés.

 

En Millahue se dice mucho de Artés. Que era muy querido y responsable, que en sus clases siempre se transmitió el marxismo, que a los alumnos les entretenían sus cátedras, que los estudiantes eran humillados y reprendidos en su sala, que siempre oficiaba de orador en los actos de la escuela, que no era de los profesores que destacaba entre los estudiantes. Se dice mucho.

Lo cierto es que a pocos en la escuela  les resulta indiferente su figura. “No lo conozco, pero él fue profesor de mi papá, le hizo clases de historia creo o de arte no sé muy bien. Me gusta que un profe de acá sea candidato. En mi casa todos lo apoyan, mi papá, mi mamá, mis tíos.  Yo creo que él va a salir, es como de la familia o sea no de la familia, pero de Cerro Navia”, cuenta una de las dos quinceañeras que hace un rato andaba agarrada de las mechas.

Eduardo Artés se desempeñó como profesor durante 33 años en la comuna de Cerro Navia, donde hizo clases de historia en tres escuelas numeradas: la 387 en Av Costanera, la 386 ubicada en calle Huelén y en la 405 Millahue que se emplaza  en calle Luis Lazzarini un pequeño pasaje sin salida.

Una de las escuelas donde trabajó, -la 386- fue cerrada. Sin embargo, la mayoría de sus ex colegas fueron reasignados en el Millahue, por lo que muchos de ellos lo conocieron y recuerdan. “El Eduardo es igual a como lo vez en la tele. Él desde siempre usó las mismas camisas, el mismo pelo, el mismo bigote. Siempre anduvo en micro, era muy austero y debe seguir  igual a cuando lo dejamos de ver, hace por lo menos 10 años”, comenta la profesora Patricia Olmos.

Por su parte Mabel  Letelier profesora de lenguaje cuenta que “siempre mostraba su punto de vista, retrataba la historia a partir de su visión a los niños. Él era muy querido por los alumnos. Hace poco hubo una quermés para el 18 y muchos de los padres de los niños que están ahora, tuvieron clases con Artés y se acordaban de él con mucho cariño y muy orgullosos, dejó muy buenos recuerdos porque era muy responsable, nunca faltaba a clases”.

El más cercano a él, sin embargo, parece ser el auxiliar de 70 años, José Figueroa, quien trabaja en el establecimiento de Cerro Navia hace más de tres décadas. José compartió con Artés fuera del colegio y lo acompañó a varias marchas y manifestaciones.

Eduardo siempre manifestaba su opinión, siempre se notó que es de izquierda, con él fuimos a varias protestas. El siempre andaba  peleando por los derechos que nos correspondían a nosotros, íbamos a las protestas aquí en Cerro Navia. Él es una persona muy inteligente y muy capaz para gobernar”, recuerda José.

Pero pese a ese cariño, muchos de sus alumnos lo recuerdan como un profesor severo, riguroso y castigador.  “A él no le gustaba el desorden. Era de muchas reglas, de muchas normas, si no te portabas bien con él te castigaba”, recuerda Carola, quien fue alumna de Artés durante los años noventa y hoy es apoderada del colegio.

Esa visión de Eduardo Artés es compartida por Victor Briones, actual profesor de educación física y él único profesional de su generación, quien tiene opiniones encontradas con respecto a la figura de Artés durante su niñez.

“Él era súper correcto y culto, tengo buenos recuerdos de él porque siempre hablaba de los derechos de la gente pobre, y ahora que estoy grande, reflexiono eso y me importa. Pero él era muy duro con los compañeros desordenados. Recuerdo que nos ponía frente al curso en una fila a los desordenados y cantaba Do, Re, Mi, Fa, Sol mientras nos pegaba coscachos en las cabezas”, comenta Briones, quien desde su visión de profesor tiene una mirada crítica ante la violencia en la docencia, tachándola de inaceptable.

-Pero eran otros tiempos- dice, tratando de entender el comportamiento de su profesor.

Con respecto a las proyecciones de Eduardo Artés y a la relevancia de su candidatura, las opiniones sobre las próximas elecciones son divididas.

-Estamos felices que un profesor de esta escuela sea candidato presidencial, o sea imagínate que se cumpla, siempre fue muy soñador, soñaba cosas buenas y positivas, ojalá salga electo-, dice Mabel, la profesora de lenguaje.

-Los pensamientos de él, no son acordes a lo que piensa la mayoría. Es prácticamente imposible que salga presidente. Sin embargo, sí deja un mensaje, abre un espacio mostrando las inquietudes de varios de cientos de chilenos que piensan como él-,  reflexiona un profesor de inglés, quien fue colega de Artés.

-A mí no me representa para nada en mucha de las cosas que expone, lo encuentro muy extremista y siento que los extremos son malos, él siempre ha sido un comunista extremo-, recuerda Víctor Briones.

– Yo creo que la gente va a votar por él porque todos lo conocen, la mayoría en el barrio dice que va a votar por él, porque ha sido profe de varios de nosotros, pero yo no voto, a mí no me interesa- dice Carola mientras retira a su hijo del 405 Millahue, donde los pájaros siguen cantando.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s