Eduardo Artés y la vía insurreccional a La Moneda

Uno de los candidatos más polémicos, y que a un mes de las elecciones sigue en las sombras, Eduardo Artés y su equipo, protagonizan una carrera presidencial en su mínima expresión y hecha en casa.

En la casa número 2 del pasaje Laura Llona, en Maipú, se ubica la sede central del Partido Unión Patriótica (UPA), que acoge a los militantes que acompañan a Eduardo Artés, profesor jubilado de 65 años, en la carrera presidencial. Una casa con un pequeño portón negro, grafitis y un antejardín descuidado. Un cartel hecho a mano expone tímidamente que es la sede del partido. Es difícil encontrar a alguien dentro, ya que, el pequeño grupo de trabajo no da abasto para cubrir todas las labores y las actividades del comando.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Herméticos, reacios a hablar y difíciles de ubicar son los militantes. Poca visibilidad y de un círculo más bien cerrado, enaltecen la imagen de Artés por sobre cualquier cosa. Con un discurso preparado y de pocas palabras intentan dar luces de la figura del docente, que hasta el momento no ha logrado una notoria campaña ni un reconocimiento social.

Eduardo Artés ha dado que hablar debido a su extrema postura política sobre una izquierda radicalizada, con la que pretende llegar a La Moneda, estableciendo un nuevo sistema político, que pretende terminar con el modelo neoliberal imperante en el país.

Hombre político

Artés nació en el seno de una familia de izquierda, con un abuelo de tendencia anarquista. La política siempre estuvo presente en su vida. A a los 15 años comienza a interesarse por los movimientos que planteaban una postura diferente a la postura oficial del Partido Comunista. Nace en él el radicalismo.

En Santiago, se acercó al Instituto Chileno Chino de Cultura, donde conoció la ideología del Partido Comunista Chino. En paralelo, se formó como profesor de educación básica en la entonces Universidad Técnica del Estado –actual Universidad de Santiago de Chile-.

En 1979 –durante la dictadura militar-, Artés funda el Partido Comunista Chile (Acción Proletaria), una incisión del Partido Comunista tradicional . No lo inscribió legalmente en el Servicio Electoral (SERVEL), pero ha estado funcionando hasta la actualidad. La línea de trabajo fue retomar el marxismo-leninismo como eje primordial y recuperar la vía armada como método para restaurar la dictadura del proletariado y el socialismo.

Al principio del 2000, el movimiento liderado por Artés –PC(AP)-, se integró al pacto Junto Podemos Más. Para las elecciones parlamentarias del año 2005, Eduardo Artés, estuvo en la carrera para ser senador por la circunscripción 7 Santiago poniente. Finalmente, no ganó y obtuvo 48.329 votos, es decir, un 3,88% del total, quedando en penúltimo lugar, entre seis candidatos.

Luego de un silencioso período político post elecciones senatoriales, el año 2015 fundó el partido Unión Patriótica (UPA). La colectividad está formada principalmente por militantes del movimiento Partido Comunista Chileno (Acción Proletaria) y lo respalda formalmente para ser el próximo presidente de Chile a fines de este año.

El líder

Se sabe públicamente el Artés es un feligrés de Kim Jong-un, líder supremo de Corea del Norte. En una entrevista en “En Buen Chileno” de Canal 13, le hicieron la pregunta ¿Usted cree que Kin Jong-un es un buen gobernante?, a lo que Artés respondió: “El pueblo coreano así lo siente. Basta de caricaturas, estoy de acuerdo con aquello –que es un buen gobernante-.

Ha sido altamente cuestionado y criticado por su postura frente a la difícil situación por la que pasa Corea del Norte. También, ha mencionado que cerraría el parlamento si una vez electo no le permitieran realizar una Asamblea Constituyente. Lo que denota su tendencia “neoestalinista”, como lo han catalogado desde algunos sectores de la opinión pública.

Los militantes de su partido, no tienen una visión muy diferente de Artés, como la que él tiene del dictador norcoreano. Lo definen como una persona consecuente, protectora y humana. Además de ser un político honesto, inclusivo y correcto, fiel a su clase: los trabajadores. “Tiene la personalidad de un dirigente, carismático con el pueblo, fuerte en sus principios y exigente con sus compañeros”, comenta Fabián Vásquez, vicepresidente de UPA y candidato a diputado por el distrito 10.

La figura de Eduardo Artés dentro de su partido es todo. Una especie de Dios. La devoción de sus seguidores, la ciega convicción en él y en su eje programático de campaña, han hecho de Artés una figura incuestionable en el partido.

– “Es un tipo carismático, simpático, cordial, cálido, cercano, cariñoso y súper protector. En la calle, cuando está haciendo campaña, las personas nos dicen que no quieren nada con partidos y él, insiste, y la gente finalmente accede, tiene como un imán con las personas”, comenta Paola Marcelli, secretaria de UPA y candidata a diputada por el distrito 8.

Las propuestas como una Asamblea Constitucional, nacionalización y recuperación de los recursos naturales o el rechazo al sistema de pensiones, son las que más destacan entre los adherentes, quienes afirman que es lo que asusta a sus contrincantes y a todos quienes quieran mantener el modelo neoliberal.

La idea de gobierno con la que trabajan es la de refundar Chile desde la fuerza de sus trabajadores. Propuestas punzantes, agresivas y radicales, que no han podido ser difundidas al igual que las de otros candidatos, puesto que denuncian tener un bloqueo mediático que le impide tener apariciones en la prensa y donde la información es tergiversada con facilidad.

“Tenemos un bloqueo mediático, Eduardo ha dado muchas entrevistas que no salen en la prensa. De hecho, fue el primer candidato en inscribirse y siempre dicen que fue el octavo. El programa que tenemos no es conveniente para los medios”, afirma Paola Marcelli.

Programa de Candidatura Eduardo Artés.

El trabajo de campaña que han realizado es de baja producción, hecho por ellos mismo, un poco más “artesanal”. Cuentan que el material impreso se manda a hacer a una pequeña imprenta en Santiago Centro. Luego, ellos mismos doblan volantes y panfletos, que luego salen a repartir a las calles. Algunos voluntarios que los ayudan con tareas como apoyo de campaña, por ejemplo, un equipo audiovisual conformado por dos personas, se encargan de difundir contenido multimedia.

Por otro lado, cuentan un grupo de simpatizantes del partido Unión Patriótica que los ayudan a organizar eventos para recaudar fondos como peñas, cenas con simpatizantes y bingos, con el fin de financiar el periodo y las actividades de campaña. Esto, a raíz del bajo aporte de empresas e individuos naturales a la candidatura de Artés.

En el periodo enero-junio 2017, según transparencia financiera de la página web del partido, no han recibido aportes de privados ni sujetos naturales, sólo aportes estatales que ascienden a $8.909.974. Por lo que su campaña se ha remetido solo a pequeñas actividades en terreno y apariciones esporádicas en la prensa.

Su visión política e ideológica marca su campaña, entregándole un sello insurreccional y rebelde en comparación a cualquier otra candidatura de izquierda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s