Hugh Hefner y el imperio Playboy: ¿revolución o dominación sexual de la mujer?

Por Fernanda Bravo y Antonella Cattaneo.

Erotismo. Desnudos. Mansión. Reality show. Conejitas. Revolución sexual. Playboy y su polémica relación con las mujeres y la huella que dejó durante el siglo XX y XXI. Los constantes enfrentamientos de la revista con la ideología feminista contrarrestado por sus grandes aciertos periodísticos. No todo fue conejos rosa.

El pasado miércoles, a sus 91 años murió, por causas naturales, Hugh Hefner en su famosa mansión Playboy ubicada en Los Ángeles, California, dejando un amplio legado periodístico con célebres entrevistados, pero a la vez, una constante y gran polémica por utilizar el cuerpo de la mujer para crear un imperio basado en la promiscuidad y la superficialidad.

El hombre de las conejitas nació el 9 abril de 1926 en Chicago. De estatura promedio, con 1 metro y 75 cm, ojos pequeños, sonrisa permanente y vestido con pijama de seda, casi los 365 días del año, Hefner construyó el imperio de la fiesta eterna con mujeres de ropa ligera. Se le solía ver en fotografías rodeado de mujeres, boina de marinero y lujos.

Se graduó de psicólogo en la Universidad de Illinois en dos años y medios. Se dice que su coeficiente intelectual era de 152, por lo que era catalogado como un genio -Darwin, Albert Einstein y Bill Gates tienen un CI de 160- y fue un permanente ícono de la industria erótica desde los años cincuenta hasta la actualidad, donde se le atribuyen títulos tales como promotor de la liberación sexual y defensor de los derechos civiles raciales o el aborto.

El negocio partió en el año 1953 cuando Hugh Hefner trabajaba como gerente de distribución de una publicación para niños llamada “Children’s Activities”. Paralelamente, por la noche, trabajaba en su proyecto personal: una revista para hombres. Trabajaba solo, enviando cartas de personas influyentes como forma de conseguir financiamiento.

Cuando pensó en el nombre de su revista, dio con Stag Party, pero, antes de lanzarla al público, recibió una notificación para anular el nombre por parte de la revista Stag. Después, pensó en nombres como Gentlemen o Sir, hasta que un día un amigo le sugirió Playboy, como uno de los autos de moda de la época-. El logo de la revista cambió desde unas astas de ciervo (stag es ciervo en español) a unas orejas de conejo.

Obtuvo el Récord Guiness por la carrera más larga como editor en jefe en la misma revista durante 59 años. La revista este año cumple 64 años y Hugh Hefner ya no está. Dejó a cuatro hijos herederos de su millonario imperio. Dos ex esposas y una viuda que no obtendrá ni un centavo de su fortuna.

La mujer sexualmente mediatizada

La cara visible de la revista de Hefner son las mujeres. Sello distinto de la marca, más allá del icónico conejito, son las esculturales, en su mayoría rubias, mujeres que integraban el equipo y vivían con el fundador de Playboy en la mansión que creó en 1959.

Una carrera polémica, cuestionada y exitosa. Él lo llamó la revolución de la sexualidad, donde el erotismo y el cuerpo de la mujer se apoderaron del espacio para escapar de los tabúes y prohibiciones de la conservadora sociedad norteamericana de la época. Es así, que afirmaba que la mujer fue la mayor beneficiaria de esta revolución, donde su mayor logro fue “dar libertad a ambos sexos no solo en la habitación, sino en cualquier otro lado”, según consigna el sitio web Playboy.

Hoy, en el siglo XXI, en un mundo menos conservador y más dispuesto a la diversidad cultural y sexual, la figura del magnate sigue siendo cuestionada. En medio de una fuerte corriente feminista mundial que busca la igualdad de la mujer ante el hombre y la protección de sus derechos, Playboy y la figura de Hugh Hefner es una piedra en el zapato.

Así lo señala Rocío Alorda, Secretaria General del Colegio de Periodistas, parte del movimiento Marcha Mundial de las Mujeres Chile y feminista con estudios de género en Flacso Argentina, quien califica el actuar del magnate como “una estrategia de dominación de los cuerpos de las mujeres, de mercantilización y de sobre sexualización de esos mismos cuerpos”, añadiendo que “este tipo de figuras son dañinas para la sociedad, tanto para mujeres como para hombres por influir de manera nefasta en la cultura”.

Un amplio debate se genera a raíz de la polémica sobre si los desnudos femeninos son parte de una liberación y empoderamiento de la mujer, o si sólo son utilizados para llamar la atención de los consumidores. Hef, como lo llamaban sus cercanos, creía fervientemente que lo que él hizo fue crear una revolución sexual, donde las mujeres eran las principales beneficiarias, pero que sin embargo, el feminismo no quiso avalar porque “dentro de él hubo un elemento puritano y prohibicionista que es antisexual”, comentó Hefner en una entrevista hace un tiempo atrás.

Postura que se contradice a los estereotipos planteados por la industria de la que es parte el negocio: mujeres blancas, rubias, delgadas y voluptuosas, elegidas como “conejitas” de la marca Playboy, y que finalmente no son representativas con la mayoría de las mujeres, lo que da a entender que era una revista netamente enfocada al género masculino, utilizando a la mujer como producto comercial.

En una entrevista realizada por Playboy Argentina en 2011, Hugh Hefner reconoció que en la inscripción de su lápida debía ser “él -Hugh Hefner- cambió los valores sexuales de la sociedad de su tiempo”. Haciendo alusión al destape de la mujer en una conservadora sociedad norteamericana de los años cincuenta. Visión que se contrapone con la de Rocío Alorda, quién afirma que “Este tipo de revista sigue reproduciendo valores sexistas que tienen que ver con que el cuerpo de la mujer son de dominio masculino y son objetos de mercantilización con las que alguien lucra”.

Estos últimos años, la forma de las publicaciones ha cambiado. La DJ chilena Lizz Espinoza, posó para Playboy México en abril de este año, y cuenta que “fue una experiencia muy buena porque todo fue bajo dirección mía y de mi amigo badboyrory. En ningún momento me sentí incómoda, porque fue algo muy íntimo. Como un paseo por South Beach mientras me fotografiaban con una cámara desechable”.

La DJ comenta que se siente muy orgullosa de ser la segunda chilena publicada por Playboy -después de Daniella Chávez- y además agrega: “Mido con suerte 1,65, tengo un trasero enorme, no me he operado jamás y tengo piernas y caderas grandes, pero me encuentran exótica y si puedo explotar mi sensualidad y representar a mi comunidad latina, a la vez, lo encuentro válido. La sensualidad es una ventaja que tienen las mujeres sobre los hombres, y que si la quieren utilizar, que lo hagan”.

Por el contrario, Holly Madison, una conejita Playboy y ex novia del empresario, señaló en su libro best seller “Down the Rabbit Hole: Curious Adventures and Cautionary Tales of a Former Playboy Bunny” que “las chicas se ponían pijamas de franela, fumaban marihuana, veían pornografía y recreaban escenas de sexo lésbico mientras Hefner se masturbaba”. Además, relata en su libro que vivir en la mansión era una pesadilla y acusó a Hefner de maltrato.

El periodismo detrás del conejo

Entre las fiestas, las bebidas alcohólicas y las mujeres con poca ropa, el contenido periodístico de la revista Playboy se publica mes a mes. Reconocidas por muchos del gremio, las entrevistas realizadas por Playboy sacaron aplausos entre periodista y gente del gremio. Y es que, los célebres entrevistados dieron un prestigio periodístico a la revista, contrarrestando las polémicas y críticas sobre el abuso de la imagen de la mujer.

Diego Maradona, Evo Morales, Steve Jobs, Paulo Coelho, Muhammad Ali, Moria Casán, Matt Groening, Quentin Tarantino, Woody Allen y Fidel Castro son sólo algunos de los entrevistados por Playboy, que dieron testimonios inéditos y donde se les preguntaba por los aspectos más extravagantes de sus vidas, lo que era permitido por el formato y perfil de la revista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s