Las tensas horas de Karadima

El ex obispo de Providencia, Fernando Karadima, sufrió un paro cardíaco el pasado viernes y fue trasladado al hospital clínico de la UC. Al enterarse de esto, los estudiantes de la Universidad Católica protestaron en contra de Karadima y del rector Ignacio Sánchez. Siendo esta una de las semanas más agitadas para la casa de estudios.

                                                          Por Diego Sepúlveda y Matías Valenzuela

El día viernes 8 de septiembre en el hogar de ancianos San José, en Lo Barnechea, el ex párroco de la iglesia El Bosque, Fernando Karadima, sufrió un infarto agudo al miocardio, por lo que fue trasladado al centro de urgencias del hospital clínico Christus de la Universidad Católica. Luego de casi una semana internado, Karadima fue dado de alta, sin embargo, su estadía en la clínica estuvo marcada por las protestas realizadas por los estudiantes de la FEUC.

Cerca del mediodía, una ambulancia llegó raudamente hasta la zona de urgencias del hospital clínico de la Universidad Católica, era una emergencia más. Sin carabineros y sin bulla. En ese momento, era atendido Fernando Karadima, ex párroco condenado en el 2011 por el Vaticano hallado culpable de abusos sexuales. Luego de enterada la prensa, el martes 12 ,un grupo de cerca de 20 personas, liderados por la Presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (FEUC), Sofía Barahona, comenzaron una protesta en el frontis de la clínica, con gritos en contra de su rector, Ignacio Sánchez y por supuesto, de Karadima.

“Desgraciado y con Sánchez de tu lado”, “¿y Sánchez dónde está?, cuida la vida del que va a violar” gritaban fuertemente los manifestantes, mientras los medios cubrían la protesta y algunos curiosos grababan con sus celulares. “Estuvieron cerca de 20 minutos, fue corto pero intenso” relata Luis Pérez, coordinador de la entrada de la clínica. Después que la Presidenta habló con los medios, le llegó la orden a Luis que debía expulsar a los estudiantes, quienes pegaron en la fachada de la clínica los carteles, que fueron retirados luego de un par de horas.

Los estudiantes se situaron en el frontis de la clínica, con grandes pancartas en las cuales se leían mensajes como “Karadima Criminal” y “Aquí atienden a violadores y no a mujeres violadas”. Todo esto se ha desarrollado en el contexto de la reciente polémica del rector de la PUC, Ignacio Sánchez, quien señaló que dentro de su misión institucional si se encuentra considerada la objeción de conciencia, lo cual implica que dentro de las instalaciones clínicas de la UC, sus doctores no podrán realizar la práctica del aborto en sus 3 causales despenalizadas.

Estos dichos realizados por su rector fueron duramente criticados por los estudiantes de la PUC, que se manifestaron en contra de la hospitalización de Fernando Karadima en las afueras de la clínica UC Christus ubicada atrás de la Casa Central de la PUC. Sofía Barahona, presidenta de la FEUC, fue una de la veintena de estudiantes que se encontraban en la pacífica protesta realizada el pasado martes. “Lo más importante es que creemos que no tiene que existir discriminación hacia las mujeres” señaló.

Barahona también mostró todo su enojo al referirse a la atención de Karadima y no a la de mujeres que quieren realizarse un aborto bajo las tres causales despenalizadas recientemente. “Genera indignación la incoherencia que ha presentado nuestra universidad en los últimos días rechazando la posibilidad de que mujeres que han vivido situaciones durísimas para su vida, mujeres inocentes que han sido violadas se atiendan en la red de salud UC Christus. Al mismo tiempo atendiendo a violadores, abusadores de niños que han generado mucho daño a nuestro país” sentenció. 

Fernando Karadima, quien fue suspendido de por vida de su labor religiosa, llegó en silencio. Luego de pasar por la sala de emergencias, fue derivado al séptimo piso de la clínica UC Christus, donde son atendidas las enfermedades coronarias. “Nosotras nos dimos cuenta después de un par de horas de quién se trataba”, explica Marta Carrillo, enfermera. Ahí, el ex párroco estaría internado durante 5 días y, cuando fue solicitada la lista de quienes lo visitaron, fue negada.

En los silenciosos pasillos de la clínica ubicada en calle Marcoleta, se vivió un semana más agitada de lo normal. La presencia de una de las figuras más polémicas de la Iglesia Católica, como lo es Karadima, no pasó inadvertida tanto como para funcionarios de la clínica, medios de comunicación y estudiantes de la PUC. En medio de este enrarecido ambiente, estuvo una semana internado el sacerdote quien fue sentenciado por la Santa Sede a una “vida de oración y penitencia” por las violaciones que cometió.

Finalmente, el abusador más poderoso e influyente de la Iglesia Católica, fue llevado al hogar de ancianos San José de la Congregación de Santa Teresa Jornet, lugar donde reside, tras abandonar sin avisar su antiguo domicilio, el convento de las Siervas de Jesús de la Caridad, en Providencia. Este cambio, obedece a una solicitud de las mismas religiosas del convento, quienes argumentaron que convivir con Karadima les causo un “desgaste natural”, por lo que debió ser trasladado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s