La importancia de Karla Rubilar en la despenalización del aborto

Gracias a su lucha por la despenalización del aborto en tres causales y su férrea defensa ante el Tribunal Constitucional, Karla Rubilar, diputada independiente y ex Renovación Nacional, se convirtió en una de las mujeres más importantes en uno de los proyectos de ley más emblemáticos del gobierno de Michelle Bachelet, teniendo que contravenir a su sector político en más de una ocasión.

El miércoles 14 de agosto, más de 2000 personas, en su mayoría mujeres, gritan victoriosas en La Moneda, luego de que la presidenta Michelle Bachelet firmara la promulgación de la ley de aborto en tres causales. Al terminar la ceremonia, ministros y políticos de la Nueva Mayoría son aplaudidos y abrazados mientras salen del palacio. La diputada independiente y miembro de Chile Vamos, Karla Rubilar, es la única persona de la oposición que aparece tras ellos, y al verla, varias mujeres que hace unos minutos estaban abrazando a Isabel Allende o a Alejandro Guillier, corren a abrazarla, mientras Rubilar saluda a las muchas mujeres que le gritan “¡muchas gracias diputada!”

Gracias a su lucha por el proyecto de ley y su férrea defensa ante el Tribunal Constitucional, Karla Rubilar fue invitada a la ceremonia de promulgación en el Palacio de La Moneda, donde señaló que esta iniciativa humaniza las leyes y termina con el dolor heroico que representaba una maternidad en las 3 circunstancias que hoy la norma permite interrumpir.

Rubilar se ganó el respeto de las mujeres chilenas y de varios sectores de la Nueva Mayoría, al defender uno de los proyectos más emblemáticos del gobierno.

“Me siento muy agradecida. Creo que lo clave, además de reconocer la valentía y el coraje de la presidenta Bachelet de enviar este proyecto, sabiendo que era difícil y de difícil tramitación, fue clave que nos uniéramos distintas mujeres, de distintos sectores políticos, que pensamos distinto en muchísimas cosas, pero que nos uniéramos pensando únicamente en el bien común de las mujeres y adolescentes que deben pasar por una situación tan difícil como el aborto” asegura.

La larga defensa de la ley

Karla Rubilar tiene 40 años, es médico cirujano y ha sido electa diputada en las últimas tres elecciones parlamentarias, todas bajo el alero de Renovación Nacional. Sin embargo, en 2014 renunció al partido luego de más de 20 años de militancia para formar el movimiento político Amplitud junto a los diputados Pedro Browne y Joaquín Godoy Ibáñez, motivada por la grandes discrepancias por los temas valóricos que mantenía con gran parte del partido.

Esas discrepancias tenían que ver, principalmente, con su posición hacia el aborto y los derechos humanos. Rubilar había expresado su opinión sobre la despenalización del aborto en Chile desde 2011, momento en el que admitió no temer dejar Renovación Nacional si eso significaba no poder tener una posición personal al respecto del aborto terapéutico. Durante la época, hizo explícita la necesidad de legislar en la materia, pero no fue hasta 2016, durante el gobierno de Michelle Bachelet, que el aborto estaría en la agenda legislativa. Y, desde entonces, Rubilar no descansó hasta no ver la ley promulgada.

El 17 de marzo de 2016, fue aprobado con mayoría en la Cámara de Diputados el proyecto que despenaliza la interrupción del embarazo en tres causales, en caso de riesgo de vida de la madre, inviabilidad fetal y violación. Fue un intenso debate marcado por protestas a favor y en contra pero sobre todo, estuvo marcado por las reprochables declaraciones de los diputados de Chile Vamos.

Sin embargo, una de las intervenciones de esta coalición recibió ovaciones del público y de los miembros de la Nueva Mayoría. La diputada Karla Rubilar dio un discurso de 8 minutos, que se convirtió en uno de los más viralizados de la jornada, acaparando los titulares.

“Creo que no soy dueña de la verdad, y porque creo que no soy dueña de la verdad, creo que no puedo decidir por otros”, dijo al comenzar. Luego la parlamentaria citó a Valerie Giscard, el presidente francés que despenalizó el aborto en 1975. “Como católico, estoy contra el aborto, como presidente de los franceses, considero necesaria su despenalización. Como diputada de todos los chilenos, yo voto a favor de las tres causales“, concluyó.

Una diputada contra su coalición

El miércoles 19 de julio de este año, y tras una maratónica jornada, el Senado aprobó el proyecto de despenalización de interrupción del embarazo en tres causales. Tras la votación, Chile Vamos anunció que recurriría al Tribunal Constitucional buscando impugnar las tres causales del proyecto porque, a su juicio, abriría la puerta al aborto libre.

Sin embargo, un día después, la votación del proyecto en la Cámara de Diputados pasó por una imprevista dificultad cuando diputados oficialistas faltaron a la sesión y la iniciativa quedó en comisión mixta, al no alcanzar el quórum necesario. “No estábamos preparados para ir a mixta, digo estábamos porque yo también me sentía parte del proyecto. Esto lo hizo Chile Vamos con la intención de dilatar la tramitación“, recuerda.

Rubilar fue directa a la hora de exigirle responsabilidad al tribunal constitucional. “Nosotros tenemos un tribunal constitucional, no una tercera cámara política, por lo tanto mas allá de las afinidades políticas que pueda tener el ministro Aróstica o Carmona, uno aspira que miren la Constitución y realmente sean jueces, que no sea nuevamente un tema de afinidades políticas o creencias. Si se cumple el mandato del TC, este proyecto debería salir bien”, aseguró en una entrevista para radio ADN.

Para la diputada independiente, este era un escenario complejo no solo por  la delicada posición en la que quedó el proyecto de ley, sino que por su rol en Chile Vamos. Rubilar asegura que el horizonte en la discusión del aborto se perdió en muchas ocasiones, y culpa a varios parlamentarios de su misma coalición de irresponsabilidad e ignorancia en los argumentos presentados durante la tramitación de la ley en el Congreso.

“Las argumentaciones estuvieron a  un nivel bastante más bajo de lo que correspondía. Yo entiendo las convicciones y las creencias personales, que son legitimas, pero en el ámbito personal, no en la acción parlamentaria propiamente tal“, afirma.

En ese sentido, Rubilar no ha temido criticar abiertamente a los miembros de su coalición. En 2016, cuando aún se discutía en la Cámara de Diputados el proyecto de ley, la diputada terminó su discurso acusando a parlamentarios de faltar a la verdad durante la tramitación del proyecto jugando “con la falta de conocimientos de muchas personas”, aludiendo directamente a Gustavo Hasbún por sus dichos en los que aseguraba que legalizar el aborto significaba el ocaso de la Teletón y los niños con discapacidad: “No me hable de la Teletón porque me da vergüenza, me da vergüenza estar en el parlamento cuando hablan de la Teletón. Inviabilidad fetal, malformación letal, ¿¡Qué parte de eso, presidente, no se entiende!?”

A fines de enero y mientras el país era azotado por varios incendios forestales en regiones del centro y sur, la presidenta del Partido Regionalista Independiente y -en ese tiempo- vocera de Chile Vamos, Alejandra Bravo, vinculó los incendios con el avance del proyecto de despenalización del aborto en tres causales en el Congreso. Rubilar tachó de “inaceptables” las declaraciones, y comparó a Bravo con el Pastor Soto.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s