Carlos Carrión: 39 años de un accidente sin reparaciones

Hace casi cuarenta años,  el ex teniente del Ejército, Carlos Carrión,  perdió su pierna por la explosión de una mina antipersonal no señalizada. Desde que fue desvinculado de la FF.AA en 1986, no ha recibido ningún tipo de asistencia médica o ayuda económica. Hoy está jubilado y exige una compensación el accidente que lo dejó sin trabajo por más de 10 años.

Cuando tenía 22 años, el teniente Carlos Carrión patrullaba sobre su caballo en el altiplano. Su orden era vigilar la frontera,  estaba en  eso, cuando sintió una fuerte explosión. Su compañero había sido dinamitado por una mina antipersonal. Al intentar socorrerlo, una bomba mutiló su pierna izquierda. Hoy, a 39 años del accidente, el ex uniformado se siente que discriminado y denuncia abandono por parte de las autoridades.

En plena dictadura militar, en el año 78’, las disputas territoriales con Argentina llegaron a su máximo nivel de tensión. Por esto, el Ejército instaló más de 180 mil minas antipersonales en las fronteras con sus países vecinos. Una de ella marcó la vida de Carrión para siempre.

“Después que se disipó el polvo, fui a ver dónde estaba, a distancia vi que estaba el cuerpo de mi colega tirado, tenía las piernas rotas, los ojos afuera, estaba desintegrado entero. Su fusil achurrascado y el caballo desapareció, el cuello del animal estaba a 200 metros de distancia”, recuerda el ahora jubilado teniente.

Carrión siguió acercándose, hasta que siente una fuerza que lo empuja desde el suelo y lo levanta por los aires. Inmediatamente, y sin aún entender lo que había sucedido, se puso de pie y nuevamente cayó al suelo. Ahí se dio cuenta que le faltaba su pierna izquierda desde la rodilla hacia abajo y que se encontraban en un campo minado.

“Ahí saqué mi corvo, corte una ramita y con el cordón de la bota me hice un torniquete, yo me atendí sólo”, cuenta Carrión. Desde el suelo, se arrastró en “punta y codo” hasta el sector donde, eventualmente, no habría bombas. Con el bombazo,” Billete”, su querido caballo, se arrancó hacia los cerros del susto. Ahí comenzó a silbar para llamar al animal. El caballo se acercó temeroso, moviendo la cabeza desconcertado y  bajando las orejas, hasta que identificó a su dueño “tranquilo Billete, quédate calmado, ¡ayuda a tu amo Huevón!”, tranquilizó al animal.

En un acto casi imposible, levantó la pierna y sujetado de la montura, se logró subir. Desangrándose, mareando y abrazado al animal, se dirigió sin un rumbo claro hasta que se encontró con un indígena del lugar. El aymará lo llevó a su hogar hecho de adobe, lo recostó y le dio café de maíz y agua.

Debido a que el indígena  no hablaba español, Carrión le explicó entre señas que fuera a buscar un pequeño bidón con Pusitunga, un brebaje que tiene 96° grados de alcohol.  Le dio un sorbo que le durmió todo el cuerpo y se aplicó en su herida para que la sangre se detuviera “ya tenía un tarro y medio lleno de sangre, eso me salvó la vida”, recuerda Carrión.

Tras 16 horas de tratarse a sí mismo, llegó al hospital Dr. Juan Noé de Arica, donde por casualidad, el enfermero tratante era su amigo, por lo que le inyectó calmantes al instante y todo el proceso fue más rápido y expedito.

Luego de estar ocho años en tratamientos financiados por el Ejército, fue desvinculado de la institución, según ellos, por no tener las aptitudes para seguir ejerciendo. Carrión, quien hoy maneja un taxi en la capital, tiene una pensión de 77 mil pesos, lo que, según dice, no le alcanza para ni para los gastos médicos ni para realizar su vida.

Es por eso que hoy, en el marco de la aprobación en el Senado de la ley que beneficiará a los civiles afectados por estas mismas bombas, se reunió con los diputados Daniel Farcas (PPD) y Gabriel Silber (DC) para solicitarles ayuda para que los casos de las víctimas afectadas por el mismo caso, pero en otro periodo, fueran considerados en los beneficios.

“Nos interesa que se pueda establecer una acción que  tenga una reparación tanto jurídica como, obviamente, económica en función de aquellas personas que arriesgando su vida por nuestra patria han sufrido daños irreparables”, sentenció Farcas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s