Ruta gastronómica: Colombia, Haití, Perú, Cuba, Venezuela y República Dominicana destacan en los rincones de Santiago

El recorrido parte en una de las principales comunas de Santiago, Quilicura. La comuna que acoge hoy a la mayor cantidad de haitianos en Chile con un 2% de la población, según datos de la Oficina Municipal para Migrantes y Refugiados. En el corazón de la comuna, la Avenida José Francisco Vergara que, colinda con la plaza principal de Quilicura, es la vía que conecta a Chile con el mundo. Al introducirnos por esta calle destacan distintas barberías colombianas, discoteques haitianas y uno que otro restaurant chileno. Aquí son los inmigrantes (mayoritariamente haitianos) quienes lideran el comercio, pero los colombianos no se quedan atrás.

Andrés Jaramillo es un chef colombiano que administra su propio local ubicado en esta calle. Su restaurant ofrece, entre otras cosas, la bandeja paisa, el infaltable plato  de la cocina colombiana. Andrés cuenta que, “todos los jueves hay especial de bandeja paisa como colación, y a las cinco de la tarde ya no me queda comida”.

Siguiendo por este recorrido nos encontramos con un negocio familiar, una cocinería haitiana que es dirigida por la familia Mog. Ellos están en Chile hace más de 10 años y decidieron echar raíces en su especialidad, la cocina. Mezclando la comida haitiana y chilena, sus platos principales van desde la cazuela de carne hasta el  pollo con porotos negros (plato típico tropical). En temas de precio, Sara, hija menor de la familia quien llegó a Chile con sólo seis años y que trabaja como mesera, cuenta que “van desde los 2 mil a los 3 mil quinientos, lo que puedan pagar”.

Al otro lado de la ciudad en el barrio Recoleta, Yoshi Pacheco destaca con sus contundentes platos en “Mil delicias peruanas”. Esta picada administrada por él ofrece una variedad de comidas donde los protagonistas sin duda son los mariscos. Jalea de mariscos, trilogía de ceviche, chicharrones, entre otros, son los más solicitados por el público -en su mayoría chilenos-. Yoshi llegó a este lugar luego de que su restaurante en calle Bandera le quedara chico, y hoy es uno de los chefs icónicos del Tirso de Molina ya que lleva más de 15 años en el rubro.  Al lado de este rincón peruano destaca el único restaurante cubano del lugar, el “Rincón Cubano Eber- Ezer” donde Adalí administra y cocina los platos típicos de Cuba como por ejemplo el reconocido “ropa vieja”. Adalí en su país se dedicó a la cocinería durante más de 21 años y fue por esto que al llegar a Chile quiso seguir en este camino.

Unas calles más arriba nos encontramos con Yeileen de nacionalidad venezolana. Su historia destaca principalmente en el comercio ambulante, al igual que Marta, que es ciudadana dominicana, y ambas trabajan a día a día -incluso los fin de semana- afuera de la estación de metro Universidad de Chile. Por su parte Yeileen vende “Hallacas” para costear sus papeles de visa y su necesidades básicas, mientras que Marta ahorra dinero para poder devolverse a su país, esto debido a los malos tratos que acusa haber recibido durante su estadía en Chile.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s