El Panzer que apunta a La Moneda

Desde que asumió su precandidatura, José Miguel Insulza comenzó su despliegue a fondo. Sebastián Piñera y Ricardo Lagos fueron sus primeros blancos. Con la bandera de la primaria interna en el PS, el ex secretario general de la OEA continúa su camino firme para ser el candidato oficialista. ¿Será turno de quién siempre estuvo detrás del presidente ? ¿Del Ministro de Relaciones Exteriores de Frei Ruiz-Tagle y mano derecha como titular de Interior del gobierno de  Ricardo Lagos? ¿Del militante de las juventudes de la Democracia Cristiana y fundador del Movimiento de Acción Popular Unitaria (MAPU)?  ¿De quién llevó adelante, junto a Pablo Longueira (UDI), el Acuerdo Nacional de 2003 a raíz de diversos episodios de corrupción, como el caso MOP-GATE?  Aquí más del “Pánzer” de la política chilena.

Por: Rodrigo Pinto Torrejón.

Nacido en Santiago, es hijo de masón y de madre católica. De familia acomodada, Insulza cursó sus estudios en el colegio Saint George (donde fue compañero de Carlos Larraín) y luego en la carrera de derecho de la Universidad de Chile. Es Fiel amigo de José Antonio Viera Gallo. Perteneció a las juventudes de la Democracia Cristiana hasta 1969, cuando junto a otros militantes entre los que se encontraban el historiador Tomás Moulian, el lobbista Enrique Correa y el senador Carlos Montes, formaron el Movimiento de Acción Popular Unitaria (MAPU). Miembro del gobierno de la Unidad Popular, Insulza fue cercano al Presidente Salvador Allende.  En 1972 trabajó como asesor para el Ministerio de Asuntos Exteriores y se desempeñó como Director de la Academia Diplomática de Chile.

Desde su llegada al país en 1988, luego de un exilio iniciado el mismo 11 de septiembre de 1973, Insulza (73) desempeñó un rol fundamental en el esquema de los gobiernos de la vieja Concertación. Apodado el “Pánzer” en alusión a los carros de combate alemanes ocupados en la Segunda Guerra Mundial, entró a militar al Partido Socialista y jugó un papel clave en la política exterior de los primeros gobiernos de la vuelta a la democracia. Pese a que ayudó desde el exterior a la resistencia contra Pinochet durante su exilio, a Insulza le tocó establecer puentes con la dura oposición del momento. Estuvo a cargo de la extradición de Augusto Pinochet luego de su captura en Londres, un difícil proceso que acaparó las miradas de todo el mundo y que Insulza tuvo que enfrentar en primera línea mientras fue Ministro de Relaciones Exteriores de Eduardo Frei Ruiz Tagle.

Insulza también fue la mano derecha del ex Presidente Ricardo Lagos siendo el Ministro del Interior de su gobierno. Fue en ese periodo en donde tuvo que enfrentar un nuevo episodio que puso a prueba su capacidad negociadora y su pragmatismo político.

En 2003, el caso Coimas, que involucró a diputados oficialistas y al ex subsecretario radical Patricio Tombolini, y el caso MOP-Gate, uno de los mayores escándalos de corrupción en la historia de Chile, dejó al gobierno de Ricardo Lagos y al empresariado en un clima de inestabilidad ante la opinión pública. La relación dinero y política comenzaba a cuestionarse e Insulza fue quien asumió la negociación con la oposición, luego de que el timonel de la UDI, Pablo Longueira llegara a La Moneda para plantear un acuerdo que trazara una agenda de modernización del Estado y que avanzara en transparencia.

POLÍTICO INTERNACIONAL

El “Panzer” consagró su trayectoria en la política de Estado en 2005 cuando fue elegido Secretario General de la OEA. Allí tuvo una extensa agenda diplomática. Fue opositor al gobierno de Micheletti en Honduras y también adepto a la inclusión de Cuba en la OEA. Además,  fue parte del equipo mediador del conflicto Colombia-Ecuador y estuvo presente en el juramento del Presidente Evo Morales a la nueva Constitución en 2009. Además, el militante socialista estuvo presente en la histórica Cumbre de las Américas de Panamá, en donde por primera vez se reunieron las 35 naciones del hemisferio.

Sin embargo, su paso por la OEA no estuvo exento de polémicas. Varias de ellas protagonizadas por el ex presidente de Venezuela, Hugo Chávez, debido a constantes comentarios que realizaba el diplomático a las políticas implementadas por el gobierno bolivariano. Tanto fue así que en más de una vez, el mandatario se refirió de manera pública al actuar de Insulza. Una de ellas fue la protagonizada en 2007 cuando el gobierno venezolano se negó a otorgarle la concesión a una radio por catalogarla como “golpista”, medida que fue cuestionada por Insulza y que generó el malestar de Chávez.

 

EL CANDIDATO

Existe un registro. La única vez que José Miguel Insulza se postuló a un cargo de elección popular  fue en 1973 donde, como candidato a diputado, sacó apenas el 3,33% de los votos. En la nueva aventura que inició luego de su renuncia como agente de Chile ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, Insulza ha sido duro con la elite política y autocrítico con las gestiones realizadas en el pasado. Ya en 2012, el ex Secretario General de la OEA señalaba a La Tercera  que  “el sentido común del país es esencialmente progresista” y que la derrota de 2009 de la Concertación se produjo “no porque la gente no pensara parecido a ella, sino por un conjunto de errores” y cuando lanzó su precandidatura en la sede del comité central del Partido Socialista, volvió a señalar que recordar a la Concertación  “no quiere decir que queremos hacer lo mismo de hace 25 años. Somos progresistas”

Además, el ex Ministro del Interior de Lagos, hizo una autocrítica y un mea culpa por el acuerdo de 2003, luego del estallido de los casos Penta y SQM y que precisamente terminó con el impulsor del acuerdo, Pablo Longueira formalizado por cohecho.  En octubre de 2014, Insulza recordó a La Segunda que “habíamos muchos que pensábamos que era el momento de decir que las personas jurídicas no hacían donaciones, sino que eran las personas naturales. Desgraciadamente, primó la idea de mantener la donación de empresas. Confieso que eso fue parte de la negociación, yo lo acepté y no estoy diciendo que la derecha o alguien haya dicho una u otra cosa, era un asunto mezclado: de ambas partes había la idea de que la donación de las empresas había que mantenerla y creo que es una falla que la ley tuvo y ojalá se corrija”.

Pese a esto, para el cientista político de la Universidad Diego Portales (UDP), Ricardo Godoy, la precandidatura presidencial “no viene a cambiar el diseño político. Esto responde más bien a sectores del Partido Socialista que necesitaban un liderazgo luego de la baja de Isabel Allende. Sin embargo, no tiene un tejido o un apoyo político detrás de él. Su precandidatura viene a instalar el debate más al interior del PS que como candidato de la coalición.

Lo cierto es que Insulza continuará en la primera línea política del debate nacional. Su bandera de lucha son las primarias internas al interior del Partido Socialista, donde podría enfrentar al abogado constitucionalista Fernando Atria y a su ex presidente, Ricardo Lagos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s