Gobierno colombiano firma nuevo acuerdo de paz, sin aprobación de la oposición

En el Teatro Colón de Bogotá se firmó el acuerdo que buscará poner término a 52 años de conflicto. Desde la oposición, el ex presidente Uribe criticó el documento pactado al continuar con la “impunidad total”.

El presidente colombiano Juan Manuel Santos, y el líder de las Farc, Rodrigo Londoño “Timochenko”, firmaron un nuevo acuerdo de paz, este jueves en el Teatro Colón de Bogotá. El documento tendrá como objetivo ser aprobado en el congreso, a pesar de contar con la negativa de la oposición cercana al ex presidente Álvaro Uribe. Esto debido a no poseer cambios sustanciales en comparación con el anterior texto, rechazado por el plebiscito del 2 de octubre.

Nuevamente y sin llamar a las urnas, el gobierno de Colombia busca cerrar un proceso difícil de pactar con su rival político. El acuerdo firmado ayer, recogió las sugerencias de varios sectores del país, pero según los opositores al tratado, los ejes centrales de la propuesta no fueron modificados. Negociadores del gobierno, a pesar de juntarse el lunes con la oposición por cerca de siete horas, no lograron que el documento sea respaldado por los líderes del “No”.

En un comunicado, el movimiento de Uribe Centro Democrático, expresó que “el Gobierno no aceptó modificar temas fundamentales para la democracia”. El mismo ex presidente y ahora senador de derecha, comentó para Canal RCN, “El país dijo paz sí, pero sin impunidad. Y aquí continuamos con impunidad total”.

Principales modificaciones

El tema más controvertido gira entorno a la impunidad. La oposición busca la no elegibilidad de las FARC a cargos públicos mientras estos cumplen penas. También quiere eliminar el narcotráfico como conexo al delito político. Con el nuevo tratado y a pesar de las críticas, las FARC mantienen sus 5 escaños asegurados al senado, y los otros 5 a la cámara de representantes.

Sobre las penas, si bien los uribistas pedían en un principio cárcel para algunos guerrilleros, se cambió dicha resolución en su demanda presentada al gobierno, por reclusión en granjas agrícolas. Según El País, esto se manifiesta en el nuevo documento firmado, estableciendo que el Tribunal para la Paz fijará los espacios concretos en donde deben estar los sancionados durante la ejecución de la pena.

Ante los comentarios del narcotráfico, el acuerdo anuncia que delimitará caso por caso si el delito de narcotráfico se considera conexo al de rebelión, es decir, se evaluará una posible sanción, o si éste es aministiable.

Otro cambio logrado por las demandas de la oposición, es que ahora el texto pactado no formará parte de la Constitución de Colombia. El 12 de Noviembre, Santos comunicó en su discurso que en la Carta Magna “solo quedarán los temas de derechos humanos y de Derecho Internacional Humanitario, que ya de por sí hacen parte de la Constitución”. De todas maneras, se buscará incorporar un artículo transitorio para que lo pactado no pueda ser modificado por futuros mandatarios.

La iniciativa fue aclamada por el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon. Además llamó a los ciudadanos de Colombia a “hacer avanzar juntos el proceso de paz”.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s