La cumbia: ni chilena, ni nueva

La cumbia se ha mantenido viva dentro de la parrilla musical de los chilenos. Los más de cincuenta años de historia, hacen que este estilo siga vigente y en constante renovación, mezclando las diferencias sociales y musicales en un mismo ritmo bailable.

El 8 de enero del año 2001, casi 3 mil personas despedían a Roberto Fonseca, también conocido como Pachuco, en el Cementerio Metropolitano. Canciones como ‘La abusadora’ y ‘El africano’ fueron interpretados por un grupo de músicos durante la última despedida del cantante, quien había fallecido un día antes a causa de un paro cardio respiratorio, y que durante la dictadura llenó de ritmo la Quinta Vergara en dos ocasiones. Tommy Rey recuerda que la muerte de Pachuco, “fue un golpe duro para la música nacional, sobre todo por el legado musical, y por la alegría que nos entregó a todos con sus canciones”. Pero con la muerte del vocalista de la ‘Cubanacán’, uno de los grupos exponentes de la cumbia en Chile, no se terminaba ninguna etapa. Dos años antes (1999), Aldo Asenjo – ‘El macha’ – y algunos de los músicos de ‘La Floripondio’, comenzaron a buscar nuevos ritmos, y fundaron ‘Chico Trujillo’, grupo que dio inicio al fenómeno de la nueva cumbia chilena. Hoy, 17 años más tarde, la cumbia se sigue reinventado. La gran cantidad de bandas emergentes ha llevado a que esta forma de hacer música, se mantenga presente en las fiestas de los chilenos, y en el adn de una sociedad que ha bailado desde hace décadas bajo los acordes de este ritmo.

La cumbia, siempre presente en las fiestas de los chilenos, comenzó a tomar otro rumbo a partir de la creación de la ‘Sonora Palacios’, de la mano de su fundador Marti Palacios, en los años 60. Guillermo ‘Cuti’Aste, quien ha participado en numerosos grupos de nuestro país, como ‘Los Tres’, ‘Electrodomésticos’ y ‘Javiera y Los imposibles’, ha sido parte de los inicios de la nueva forma de hacer cumbia en Chile.  Para el músico nacido en Concepción y conductor de ‘Pasos de Cumbia’ -documental que muestra los orígenes del estilo-, esta forma de hacer música sufrió un giro con la incursión de los Palacios. “Marti Palacios hizo mucho de lo que es la forma de tocar la cumbia acá en Chile, diferenciándola de la colombiana (la cual es más lenta), y agregando más instrumentos como los bronces y violines. Además esa especie de juego que se produce con el público, donde el cantante dice una frase, y la gente responde, también es parte de esa transformación”, sostiene Aste.

La influencia de esta forma de hacer cumbia a la chilena, también motivó a jóvenes a crear nuevos proyectos musicales. El vocalista y bajista de ‘Tomo como Rey’, Rodrigo Medel, comenta que “La Palacios y Tommy Rey eran el placer culpable de los chilenos, y eso nos llevó a tenerlos como referentes al momento de formar el grupo y de hacer este tipo de música”.

Sabor en el alma

Dentro de los distintos momentos históricos por los que pasó la música nacional, Cuti Aste comenta que en los años 50 y 60, “la gente sabía bailar varios estilos como la salsa, el chachachá, merengue, etc”. Eso se reforzó con la llegada del pop a Latinoamérica. “Todos empezaron a bailar libres, sin una estructura definida”, recuerda Aste. Además agrega que “a fines de los 80 y con el regreso de la democracia, la juventud se olvidó de los ritmos de los viejos , y adoptaron otra forma de hacer música”.

Siguiendo con esa  secuencia de eventos, el montaje de ‘La Negra Ester’ de Roberto Parra (ver video) en 1998, dirigida por Andrés Pérez, fue una influencia importante para otros artistas. La Gran Orquesta, encargada de musicalizar la obra en vivo, y que estaba compuesta por el mismo Cuti Aste, junto a Álvaro Henríquez y Jorge Lobos, “hizo pensar a la gente que acá se hacía buena música, que el producto nacional era bueno”, agrega Aste. El propio Joe Vasconcellos reconoció años más tarde que la obra de Roberto Parra , y la musicalización de esta, habían sido una influencia directa en la canción ‘Las seis’ de su álbum ‘Toque’ (1995).

El mismo Aste, participó en el montaje de la obra ‘Popol Vuh’ de 1992, la que partía con una cumbia “que prendía al público de manera inmediata. Eso sigue confirmando que el ritmo de la cumbia siempre ha acompañado a la cultura chilena”, asegura el músico.

Otro de los proyectos musicales en que el artista penquista participó, fue ‘Doce Monos’, en el que junto al bajista de ‘Los Tres’, Titae Lindl, el tecladista Camilo Salinas, y el trombonista Héctor ‘Parquímetro’ Briceño, interpretaron – en lugares como ‘La Batuta’ – los primeros temas cercanos al estilo de la nueva cumbia chilena. “Hace unas semanas ‘El macha’ me confesó lo importante que fue vernos tocar en vivo para lo que después iba a ser ‘Chico Trujillo’. El hecho de no grabar un disco fue nuestro error, porque fuimos los primeros que tocamos cumbias como ‘El cumbanchero’ o ‘El chipi chipi'”, recuerda Aste.

Luis Tabilo, trombonista de ‘Chico Trujillo’ desde el 2006, sostiene que “la importancia de quienes hicieron la nueva canción chilena, como la Violeta Parra o Víctor Jara, también fueron relevantes en lo que vino después para la música. Lo del ‘Tío Roberto’ Parra también es una influencia que se mantiene, porque abrió la forma de ver la música. Lo ‘guachaca’ se hizo conocido, y los músicos no siguieron teniendo vergüenza de tocar cumbia”. Tabilo también rescata la importancia del Unplugged de Los Tres el 96, en donde “todos nos dimos cuenta de que el músico chileno era capaz de hacer cosas profesionalmente”.

Mezcla indiferente 

En el año 99, cuando Aldo Asenjo, ‘El macha’, junto a, ‘Tuto’ Vargas (bajista) y ‘Juanito’ Gronemeyer (baterista), dos músicos de ‘La Floripondio’, comenzaron a probar nuevas melodías, “se dieron cuenta que a la gente le gustaba el vacilón, y eso los hizo seguir tocando cumbia”, recuerda Luis Tabilo. Así nació Chico Trujillo. Sólo dos años más tarde (2001) lanzarían su primer disco, ‘Chico Trujillo y la Señora Imaginación’ o ‘Arriba las Nalgas’, producido en Alemania, logrando gran aceptación en el público, lo que fue reafirmado el año 2006 con el disco ‘Cumbia Chilombiana’, que incluía temas como ‘La Escoba’, consolidándose así como una de las bandas referentes del género.

La nueva cumbia chilena, se basa en la mezcla de distintos estilos musicales presentes en el continente americano, y que han sido utilizados por los grupos para dar vida a sus canciones. “Para nosotros es un sueño hacer música desde la misma raíz musical americana y latina. Por ejemplo, tratamos de incorporar melodías y músicos del norte, para hacer un viaje al lugar de donde viene todo esto”, afirma Tabilo.

Rodrigo Medel, integrante de ‘Tomo como Rey’ desde su fundación en 2002, también se refiere a la mezcla de distintos estilos musicales con la cumbia: “nosotros hemos hecho carrera tocando rock, ska y punk, y eso lo hemos mezclado con la cumbia, creando un mensaje social, político y cultural” afirma el músico.

Las letras de ‘ChilitoJuai’ también están orientadas hacía allá. “La idea es poder crear consciencia con lo que uno hace, y así también darle un mensaje potente a la gente, como en el tema “Evasión Popular‘, sostiene Fernando Fuentes, vocalista del grupo ‘ChilitoJuai’. Para el bajista de Guachupé, Rodrigo Alveal, “el poder hacer música con un mensaje profundo para los tiempos que vivimos es importante”. Alveal también cree que la cumbia, siempre ha estado en el ámbito cultural de los chilenos, y que por eso “no se puede hablar de una nueva cumbia chilena, porque no es ni nueva, ni chilena, ni cumbia propiamente tal, como lo es la original de Colombia”, sentencia.

Mantenerse vigente

La vigencia de la cumbia en nuestro país está justificada por la gran cantidad de nuevos músicos y bandas que se dedican a esto. Luis Tabilo recalca que este estilo musical “se mantiene por los grupos que se van incorporando y haciendo nueva música, sin perder las influencias que tenemos acá en Chile”. 

En mayo de este año, ‘Tomo como Rey’ lanzó su cuarto disco, ‘La Fiesta Popular’, el cual fue dirigido por Martin ‘Mosca’ Lorenzo y Mariano Franceschelli, músicos de la banda de ska y cumbia argentina, ‘Los Auténticos Decantes’. A mediados de este año, ‘Villa Cariño’ dio a conocer dos nuevas canciones de su próxima producción, ‘No vuelvas más’, y ‘Antes que te mueras’, canción que aborda la problemática de las pensiones en nuestro país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s