Rafael Garay, una década en el Passapoga

Rafael Garay, una década en el Pasapoga

El economista, practicante de kudo y prófugo de la justicia chilena, abandonó el país el pasado 4 de septiembre. Los motivos: para tratar su enfermedad en Francia. Esto nunca pasó, el caso dio un vuelco inesperado y el ingeniero paso de enfermo con cáncer a un nuevo caso en la lista de estafadores nacionales.

garay

Desde el night club Passapoga cuentan a La cuarta que Rafael era un cliente regular, lo hacía hace más de 10 años. Llegaba con un gorro de lana y solitario el 70% de las veces, se instalaba en el subterráneo y buscaba a las chilenas. El sábado 3 de septiembre fue su despedida, llegó con cuatro amigos y como cuenta una trabajadora del local, la jornada fue de lujuria y pena ya que Garay hablaba de su enfermedad y su futuro.   

El cliente educado y culto como se veía, cambiaba de ánimo entre euforia y la calma, dice un mesero al diario popular. El trago preferido, era el licor nacional Ruso y en promedio de los más de diez años de visitas, gastó entre uno y dos millones de pesos por jornada. Por cálculos ficticios se estima que el actual prófugo desembolsó $52 millones por año y si se multiplica por una década, habría gastado $520 millones de pesos, en servicios prestados por el famoso club masculino. Además de visitar el Passapoga, Gustavo Pradenas productor de espectáculo cuenta a La Cuarta que el Rafa también era cliente habitual del Club Diosas, local de Bellavista.  

Garay miente y se aleja del kudo

Grande es el círculo social de Rafael Garay, quienes ahora cuentan historias del pasado que cobran sentido hoy. Para Andrea Martínez, hermana de un reconocido artista marcial entre los chilenos, el tumor del economista le parece una rara coincidencia. “No me sorprendería que haya usado la historia de mi hermano como parte de su mentira. Nosotros nos dimos cuenta que era un gran mitómano una vez que visitó a mi otro hermano. Nos dijo que él conocía a los mejores doctores, que eran sus amigos. Llamábamos y no existían”

Otro caso es el de Iván Núñez, ex amigo del ingeniero comercial, un supuesto estafado.Como le cuenta al diario, el periodista reveló cómo se dio cuenta que Rafael Garay se apropiaba de sus historias en el matinal de Chilevisión. “Yo esa historia de Fukushima se la conté a Rafael, el camino a Fukushima, que hay que tomar un desvío, si tú quieres ir a Sendai. Luego vi una entrevista donde él describe que rescató a dos amigos”.

En cuanto a su disciplina, La federación Chilena de Kudo, afirmó  a través de un comunicado que el último contacto con el economista fue el 12 de septiembre. Y que tiene prohibido a sus integrantes hablar sobre cualquier cultor de esta disciplina y que será la Federación Internacional la encargada de tomar las decisiones y medidas correspondientes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s